El mes de julio en Japón tiene muchas cosas buenas, a pesar de lo caluroso y húmedo de la estación. El verano en Japón se caracteriza por sus festivales, comida y naturaleza, entre otras cosas.  Sigue leyendo para descubrirlas.

Julio en Japón: La experiencia matsuri

Una experiencia en Japón estará incompleta si no se va a unos cuantos festivales. Por suerte para los que están desde julio en Japón, ¡hay muchos festivales, o matsuri (祭), para elegir!

Entre los festivales típicos de verano se encuentra el Bon Odori (盆踊り) o los festivales de fuegos artificiales. Se pueden experimentar vistiendo un yukata (浴衣), una versión informal y ligera del kimono (着物) que se lleva en verano.

Algunos de los principales festivales del verano son el Gion matsuri en Kioto, Tenjin matsuri en Osaka y Nebuta matsuri en Aomori. Si te gusta más la danza, hay varios festivales Awa Odori (阿波踊り) que se celebran en todo Japón. El más grande de Tokio es el Koenji Awa Odori, en el que más de 10.000 bailarines salen a las calles para entretener a hordas de espectadores.

Festivales menos tradicionales incluyen el Pikachu Outbreak de Yokohama o festivales de música como el Fuji Rock y el Summer Sonic.

Japonesas vistiendo yukata en verano

La comida del verano

A medida que las temperaturas aumentan en Japón, también aumenta la cantidad de kakigori (かき氷) que se consume. Esta delicia de hielo picado es muy popular en todo Japón durante los meses más cálidos. No tiene más que hielo picado, jarabe y edulcorante. Las versiones más elaboradas incluyen aderezos como la judía roja, fruta y dango (las bolitas pegajosas de arroz, sí).

Otra comida popular y divertida de verano es el nagashi sōmen. Los sōmen no son más que fideos japoneses de harina delgada. Pero el nagashi somen consiste en atrapar estos fideos con los palillos mientras flotan por un tobogán de bambú. Si no te atreves, también puedes pedir sōmen normal en los restaurantes.

Otras comidas populares del verano en Japón son la sandía, el pescado de agua dulce a la parrilla, o el ramen frío hiyashi chuka (冷やし中華).

Cócteles

Beer Gardens y Barbacoas

Los «jardines de cerveza» afloran en verano, especialmente en los parques y azoteas de centros comerciales. Si no quieres beber, les acompañan barbacoas y puestos de comida. Grupos grandes acuden a la busqueda de comida y ofertas con barra libre (飲み放題, nomihōdai). Festivo y sabroso, es algo que todo el mundo debe experimentar si está en julio en Japón.

Subir el monte Fuji

La temporada de escalada para el querido icono de Japón suele comenzar en julio. Este es el mejor, y más seguro, momento para escalar el Monte Fuji. Todas las instalaciones de la montaña están abiertas y en la cima hace menos frío. La temporada de subida finaliza a comienzos de Septiembre.

Lea más sobre subir el Monte Fuji.

Lavander fields in Hokkaido

Visitar Hokkaido

Aunque la prefectura norteña es más conocida por su nieve, aquellos a quienes no les gusta el frío pueden preferir una visita veraniega. Durante el verano, la temperatura es agradable y las condiciones inmejorables para actividades como el senderismo. Hokkaido es también  famoso por sus impresionantes campos de lavanda del verano.

Darse un chapuzón

No es una sorpresa que Japón posea playas hermosas. Ya sabes, Okinawa. En Tokio, no esperes encontrar ninguna playa virgen como las de la isla sureña. Pero si te aventuras más allá de la península de Izu, encontrarás costa en la que querer bañarte.

Si no quieres irte tan lejos para disfrutar del agua, dale una oportunidad a los parques acuáticos japoneses . Yomiuri Land, Toshimaen y Spa Resort Hawaiians son algunos de los más famosos.

Ten en cuenta que muchas playas y parques acuáticos de Japón prohíben la entrada con tatuajes, Infórmate bien antes de ir. Si tienes tatuajes, tendrás que cubrirlos para entrar en la legalidad del baño.

Prepararse para el JLPT

Si aterrizas en julio en Japón, tienes 6 meses para prepararte para el examen JLPT de diciembre. Si necesitas más tiempo, tendrás un año para prepararte para el examen JLPT de julio. Estar en Japón te ayudará a prepararte mejor para el examen, ya que estarás inmerso en el idioma. Desde la escuela, hasta la vida diaria.

Disfruta las otras estaciones

Si vienes a Japón en julio para estudiar a largo plazo, podrás experimentar también las otras estaciones del país. Particularmente la transición al otoño japonés con el hermoso cambio de hojas. Si te quedas hasta la primavera del año siguiente, vivirás la anticipación de la maravillosa temporada del sakura, o flor del cerezo.

Como ves, son muchas las razones para venir a Japón en julio. Muchas de las escuelas con las que trabajamos ofrecen cursos en julio, así que no dudes en escribirnos.

Si no estás seguro de estudiar en Japón a largo plazo, ¿por qué no pruebas uno de nuestros cursos de Study Trip? Estudia japonés durante un corto período de tiempo mientras participas en divertidas actividades culturales. Visita nuestra página web para obtener más información.

Si te gusta leer más sobre la cultura japonesa, asegúrate de seguir nuestro blog.