La guía definitiva para viajar por la campiña japonesa

Tiempo de lectura: 10 minutos
Persona con vistas a un campo de arroz en Oita al viajar por la campiña japonesa.

Explorar y viajar por la campiña japonesa es una de las cosas más armónicas y auténticas que puedes experimentar en la vida. Esto se debe a que Japón tiene una historia de más de 2000 años, rica en templos, santuarios y otros lugares históricos para visitar. Japón también es un país con una naturaleza impresionante y muy variada: desde las selvas del sur de Okinawa al nevado clima escandinavo del norte de Hokkaido. La naturaleza también varía mucho dependiendo de la altitud, ¡y Japón es un 73% montañoso! ¡Esto también significa que el 73% de Japón es campo!

Entonces, ¿cuál es la mejor manera de empezar a viajar por la campiña japonesa? ¿Qué puedes hacer allí? De eso hablaremos en este artículo. ¡Sigue leyendo para saber más!

Un mapa guía de rutas de senderismo en Japón.

Cosas que hacer al viajar por la campiña japonesa

Antes de explorar diferentes opciones para viajar por la campiña japonesa, exploremos por qué deberías hacerlo. Estas son las diferentes actividades únicas y divertidas que puedes hacer en los lugares menos metropolitanos de Japón:

Senderismo y paseos por la naturaleza

Lo primero y más obvio que puedes hacer al viajar por la campiña japonesa es irte de senderismo. Hay muchas opciones diferentes donde elegir por lo que es difícil cubrirlas todas aquí.

En cuanto a la época del año, recomendamos hacer senderismo en primavera y otoño para poder ver los cerezos en flor y el cambio de hojas otoñal. No te olvides de llevar zapatos cómodos y comida y bebida suficiente.

Aguas termales (onsen)

Hay más tipos diferentes de Onsen (温泉) en Japón de los que puedas imaginar y vienen en todo tipo de colores y variaciones. Sin duda, los mejores onsen siempre se encuentran en el campo. Algunos onsen tienen una vista fantástica, otros contienen hojas de té y otros son tan ácidos que no puedes meter la cabeza en el agua.

Prueba la cocina local

Te sorprendería saber cuánta variedad local hay en la cocina japonesa. La mayoría de las ciudades y prefecturas tienen su propia cocina de renombre (meibutsu, 名物). Por ejemplo, Aomori es conocida por las manzanas, Hiroshima por el okonomiyaki, Saga es conocida por los caquis de algas secas, etc. Vayas donde vayas, ¡asegúrate de probar la cocina local al viajar por la campiña japonesa!

Estudio de las estrellas

El campo tiene menos contaminación lumínica, se pueden ver los cielos estrellados con mucha más claridad, lo que brinda una excelente oportunidad para observar las estrellas. Tráete una manta y una linterna, recuéstate y disfruta del cielo nocturno.

Persona de pie frente a un torii en Fukuoka.

Diferentes regiones de Japón y lo que las hace especiales

Como mencionábamos, Japón ofrece una gran variedad de naturaleza, paisajes y actividades culturales según la zona que visites. Para resaltar esto, ¡hemos hecho una lista describiendo las diferentes áreas de Japón y lo que ofrecen!

Okinawa – Un paraíso tropical

¡Empecemos por el Sur! Si deseas experimentar aguas cristalinas de color turquesa y playas de arena blanca, probar a bucear en los arrecifes de coral o visitar las últimas selvas de Japón, ¡Okinawa podría ser para ti!

La prefectura de Okinawa consta de 160 islas. Las islas más pequeñas alrededor de la isla principal tienen las mejores playas y actividades acuáticas, como el snorkel. Algunos ferries van y vienen regularmente desde Naha, la capital de Okinawa.

Ten cuenta que en Okinawa hace mucho calor durante el verano, por lo que sería prudente evitar el pico del verano y la temporada de lluvias cuando visites esta prefectura.

Kyūshū – Un encantador tapiz de naturaleza

Si deseas explorar la campiña japonesa, uno de los mejores lugares para comenzar es la isla del sur de Japón, Kyūshū. En la parte suroeste de la isla, encontrarás Kagoshima, un destino popular marcado por la figura del Sakurajima, un estratovolcán activo que se encuentra en la bahía de la ciudad de Kagoshima.

Más al norte, en la costa occidental, se encuentra Nagasaki. Nagasaki fue el único puerto abierto que conectaba Japón con el resto del mundo durante el período Edo, cuando Japón se aisló para no verse influenciado por las potencias occidentales.

En el centro de Kyūshū, encontrarás la prefectura de Saga. Si estás interesado en conocer los orígenes de Japón, puedes viajar al Parque Histórico Yoshinogari y aprender más sobre el período Yayoi y la reina Himiko.

Por último, Kyūshū también cuenta con uno de los mejores complejos onsen de Japón, Beppu, en la prefectura de Oita.

Shikoku – Una peregrinación impresionante

Shikoku is the least populated island of Japan’s four main islands. Therefore, it is also one of the best places to visit if your goal is to experience traveling in the Japanese countryside. One reason Shikoku is beautiful is because there are bridges that connect the many tiny islands dotting the region.
Another local curiosity is the Shikoku Junrei (四国巡礼), a 1200 km pilgrimage that takes you past 88 Buddhist temples on foot and takes 1 to 2 months to complete by foot.

Chūgoku – Historia, naturaleza y delicias culinarias.

La región de Chūgoku es la región más occidental de Honshū y donde se encuentran destinos populares como Hiroshima. Aquí podrás disfrutar del delicioso Okonomiyaki, pasar por el Museo Conmemorativo de la Paz de Hiroshima, aprender sobre el trágico ataque de la bomba nuclear y recordar a sus víctimas.

Si quieres explorar fuera de las grandes ciudades, te recomendamos visitar el Puente Kintai (錦帯橋). Un lugar absolutamente mágico durante la temporada de Sakura. También puedes tomar un ferry y visitar la isla de Miyajima (宮島), que ofrece comida deliciosa, magníficos templos e incluso rutas de senderismo.

Otro lugar peculiar de la zona es Ōkunoshima (大久野島) o “Isla de los conejos”, una isla que alberga miles y miles de estos amigables roedores, deambulando libremente.

Barco en un río en Kioto

Kansai – El centro cultural de Japón

La región de Kansai es la meca cultural de Japón y un excelente lugar para experimentar la cultura tradicional japonesa. Aquí se encuentra la antigua capital de Japón, Kioto, y la segunda ciudad más grande del país, Osaka. Kioto es una de las únicas ciudades más grandes que no fue bombardeada durante la Segunda Guerra Mundial, lo cual hace que la densidad de templos históricos sea incomparable.

Por cierto, si viajas por la zona de Kioto, te recomendamos subir al monte Daimonji al atardecer y ver la ciudad a vista de pájaro mientras anochece. La lenta transición desde el atardecer hasta la iluminación de la ciudad es simplemente asombrosa.

Si Kioto es demasiado denso para ti, también puedes visitar el cercano lago Biwa, el lago más grande de Japón. Aquí podrás realizar toneladas de actividades al aire libre como ir en bicicleta, nadar, acampar y mucho más.

En la zona cercana a Osaka también se encuentra la ciudad portuaria de Kobe, una ciudad mucho más tranquila con un ambiente internacional y muchas opciones de senderismo.

Por último, también recomendamos visitar la ciudad de Nara, la capital más antigua de Japón, una ciudad llena de templos antiguos y hermosos parques con ciervos en libertad que, con el tiempo, han aprendido a socializar con los humanos y hacer una reverencia para pedirles comida.

Monte Fuji en invierno visto desde el tren bala al viajar por la campiña japonesa.

Chūbu – Una puerta de entrada para viajar, acampar y hacer turismo

A continuación, tenemos la región central de Japón llamada Chūbu. Aquí se encuentra el famoso Monte Fuji. Alrededor del Fuji también están los famosos Cinco Lagos del Fuji (富士五湖). Esta zona es uno de los mejores lugares para visitar al viajar por la campiña japonesa. Te recomendamos alquilar una bicicleta, alojarte en un hotel (o acampar) y recorrer los cinco lagos que rodean el monte Fuji.

En Chūbu también se encuentra la ciudad de Nagoya, una ciudad famosa que conecta Tokio y Kioto. Nagoya ofrece una gran variedad de comida local como el miso-katsu (味噌カツ) o el kishimen (きし麵). Nagoya es la ciudad ideal para usar como base, ya que está justo entre Kioto y Tokio, y también cerca de lugares remotos de visita obligada como Shirakawago (白川郷) y la península de Shima (志摩半島).

Kantō – La gran manzana de Japón

La región de Kantō es donde se encuentra la gran manzana de Japón, es decir, Tokio. Aunque Tokio es efectivamente el área metropolitana más grande del mundo, es cautivador cómo también es muy fácil acceder a lugares más rurales y armónicos con el transporte público.

La región de Kantō tiene algunas de las mejores opciones a la hora de viajar por la campiña japonesa. En primer lugar, tenemos a Hakone a tiro de piedra, al suroeste de Tokio. Hakone es ideal para bañarse en los onsen y hacer senderismo. También tenemos cerca Kamakura, una ciudad portuaria de importancia histórica con muchas playas, edificios históricos y la famosa península de Enoshima (江ノ島).

Si viajas al norte, puedes visitar Nikko. Nikko se encuentra en las montañas y es un gran lugar para visitar durante el invierno. Desde la estación de Nikko puedes coger un autobús hasta el lago Chuzenji (中禅寺湖), donde encontrará cascadas, un lago azul cristalino y el imponente Monte Nantai como telón de fondo. Todo ello junto con el paisaje nevado hace que sea un espectáculo digno de contemplar. ¡También puedes alquilar raquetas de nieve y caminar por las zonas de senderismo de Senjō-ga-hara (戦場ヶ原)!

Hacia el noroeste se puede visitar la prefectura de Nagano. Cuando se trata de viajar por la campiña japonesa, tu mejor opción en la zona es el pueblo de Yudanaka (湯田中), un pequeño pueblo al norte de Nagano famoso por sus onsen y los monos de la nieve. En la misma dirección está la prefectura de Gunma, que también cuenta con un complejo onsen, especialmente famoso en la época de verano.

Aparte de eso, tienes otros muchos lugares famosos que visitar: la asombrosa ciudad portuaria de Yokohama y la adyacente Minato Mirai; Saitama, y la ciudad de estilo Edo de Kawagoe; Chiba, con sus numerosos parques y áreas rurales… Son tantos los lugares que es imposible enumerarlos todos aquí.

Tōhoku – Un paraíso nevado

Siguiendo hacia el norte tenemos la región de Tōhoku. Si vives en Japón o planeas viajar allí, ¡nuestra recomendación es que visites Tōhoku y Hokkaido durante la temporada de invierno! La razón es que Tōhoku tiene muchos lugares excelentes para realizar actividades invernales.

Usando Sendai como base, puedes, por ejemplo, visitar Yamadera (山寺), un hermoso templo en medio de la nada, en la ladera de una montaña, y con unas vistas increíbles. También puedes seguir acercándote hasta encontrar el pueblo rural de Zaō (蔵王), un lugar menos conocido pero muy recomendable para practicar esquí y bañarse en los onsen.

También puedes viajar al norte y visitar lugares como la ciudad de Kessennuma (気仙沼市), una zona que se vio gravemente afectada por el terremoto de Tōhoku de 2011 y el posterior tsunami.

Vista panorámica de la ciudad de Sapporo en Hokkaido durante el invierno.

Hokkaido – Esquí, senderismo y aguas termales.

Por último, tenemos la isla de Hokkaido, la más septentrional. Utilizando la capital de Sapporo como base, podrás disfrutar del esquí y el senderismo en la zona, además de aprender más sobre el pueblo indígena de los Ainu.

Si quieres vivir la experiencia de viajar por la campiña japonesa, te recomendamos utilizar la conexión ferroviaria que conecta las localidades del sur de Hakodate y Sapporo. Aunque el viaje en tren dura varias horas, hay muchas paradas a lo largo del camino donde podrás visitar pueblos rurales encantadores que rara vez reciben visitantes.

Transporte para viajar por la campiña japonesa

Ir del punto A al B no es tan sencillo en las zonas rurales de Japón. Es probable que tan solo pase un autobús cada hora, que encuentras carteles escritos sólo en japonés y te topes con una población que probablemente no habla inglés. Por lo tanto, el primer consejo, y quizás el más importante, es aprender algo de japonés básico, lo suficiente como para pedir indicaciones y leer carteles. Afortunadamente, alcanzar este nivel solo lleva un par de meses si estudias en una de nuestras escuelas asociadas en Japón o tomas un curso online.

Dicho esto, ¡te presentamos diferentes opciones de transporte para viajar hacia y dentro de las zonas rurales en Japón!

Viajar en tren

Tu primera opción de viaje probablemente será el tren. Japón tiene una enorme red de trenes que conectan todo Japón. Recomendamos obtener una tarjeta IC para facilitar el pago. Si planeas viajar lejos y deseas visitar zonas rurales, también puedes obtener un Seishun 18 Kippu (青春18切符), una tarjeta que se sella una vez al día y que te permite viajar gratis y sin límite en los trenes locales JR durante ese día (el precio equivalente a un día es de unos 3.013 yenes).

Viaja en autobus

Japón también tiene una extensa red de autobuses que conectan las estaciones de trenes con las zonas más rurales del país. Sin embargo, la mayoría de los autobuses en las zonas rurales no cuentan con soporte en inglés. Por lo tanto, es recomendable confirmar el destino de esa ruta preguntando directamente al conductor del autobús antes de subir. Además, recuerda presionar el “botón de parada” en tu estación; de lo contrario, el conductor del autobús simplemente pasará de largo.

Taxi japonés en una carretera.

Viajar en taxi

Si no existe transporte público disponible hasta tu destino, lo mejor que puedes hacer es simplemente tomar un taxi. Puede que sea un poco más caro, pero su comodidad lo compensa. Si deseas obtener más información sobre el uso de un taxi al viajar por la campiña japonesa, consulta nuestra guía al respecto aquí.

*Ten en cuenta que Uber y otras aplicaciones de viajes compartidos no se usan mucho en Japón y es posible que no estén disponibles en las áreas rurales.

Viajar en bicicleta

Dependiendo de cómo de lejos esté tu destino, ¡otra gran opción es alquilar una bicicleta! ¡Disfrutar de la naturaleza desde el sillín de una bicicleta es mucho más placentero que desde la ventanilla de un coche! Pero si vas a las montañas en bicicleta, ten en cuenta que las carreteras pueden ser estrechas y peligrosas. Por eso es importante conocer la ruta antes de partir.

Además, recuerda seguir las normas de circulación japonesas para bicicletas, o podrías ser multado. Por ejemplo, no está permitido escuchar música mientras vas en bicicleta. En las aceras peatonales, es necesario tener instalada una linterna frontal en la bicicleta, y en las ciudades, sólo se puede estacionar la bicicleta en los estacionamientos designados.

Comunicarse con los lugareños

Una cosa que hace que tu experiencia rural sea aún más memorable es charlar con los lugareños. ¡La mayoría de las veces ni siquiera es necesario dar el primer paso! No son muchos los extranjeros que viajan a las zonas rurales de Japón y, en la mayoría de los casos, los locales tendrán tanta curiosidad que seguramente serán los que tomen la iniciativa para iniciar una conversación.

Por supuesto, para poder comunicarte, primero debes aprender a hablar japonés conversacional. Para aprovechar al máximo tu experiencia de viaje en Japón, te recomendamos que dediques algo de tiempo a aprender japonés. Si estás interesado en realizar un viaje de estudios a Japón, ¡ponte en contacto con nosotros!

Si quieres aprender más sobre la cultura japonesa y la vida en Japón, ¡asegúrate de seguir nuestro blog!

Comparte este artículo

🎌 Join our next Webinar!

Next session → How to live and study in Japan: Info and Q&A

Días
Horas
Minutos
Segundos