Una ciudad tranquila llena de simpáticos ciervos que caminan libremente como en una película de Disney. Eso es lo que muchas personas imaginan cuando piensan en Nara. Pero la ciudad de Nara tiene mucho más que ofrecer a sus visitantes. Y en este artículo, te diremos qué hace de Nara un lugar único y por qué deberías incluirlo en tu itinerario de viaje a Japón.

Ubicada en la región de Kansai (Kansaiken 関西圏), la ciudad de Nara tiene un profundo trasfondo religioso y cultural, y es un destino de viaje perfecto en tu visita a Japón. Desafortunadamente, a menudo se ve eclipsado por vecinos más famosos: Kioto u Osaka. Pero creemos que la magnífica arquitectura, la naturaleza divina y la deliciosa comida de Nara convertirán tu viaje en una emocionante aventura.

Lee más sobre Kansai y las diferentes regiones de Japón aquí.

Una breve historia de la ciudad de Nara

Fundada en el año 710 dC, Nara fue la primera capital de Japón. En esos tiempos, Nara era una ciudad diversificada que adoptó múltiples tradiciones de China y Corea. Una de esas ideas fue el budismo, que rápidamente se extendió por todo el país y se convirtió en la religión principal de Japón.

Pero a pesar del creciente poder del budismo, el sintoísmo local no desapareció. Cuando pasees por la ciudad de Nara, notarás cómo los templos budistas armonizan perfectamente con los santuarios sintoístas. Esa es la misma armonía que existía entre las dos religiones en aquel tiempo.

En el año 794 dC, Kioto se convirtió en la nueva capital. Aunque el Período de Nara fue breve, dejó una gran herencia cultural que aún podemos disfrutar y apreciar hoy en día.

Cosas que hacer en la ciudad de Nara

La ciudad de Nara tiene la mayor cantidad de lugares de interés declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO de todo el país. Y, a pesar de su pequeño tamaño, ¡tiene lugares de interés absolutamente imperdibles! Si te estás preguntando qué hacer cuando visites Nara, aquí hay una lista de lugares maravillosos que no debes perderte.

Ciervo parado junto a un pilar de piedra en un templo en Nara

Conoce a un ciervo sagrado de Nara

Comienza tu aventura con la atracción turística más popular de la ciudad: el Parque de Nara. Los ciervos deambulan libremente por la ciudad sin temerle a las personas, y es fácil verlos caminando por las calles, los carriles peatonales y, a veces, incluso apareciendo en una tienda de comestibles o en una cafetería.

Según la religión sintoísta, los ciervos son «mensajeros de los dioses». Y en el parque de Nara, estos animales sagrados han sido cuidadosamente protegidos durante muchos años.

Antes de la pandemia de Covid-19, la gente compraba shika senbei 鹿せんべい (galletas saladas) para alimentarlos. Pero, recientemente, la Nara Deer Preservation Foundation anunció que las personas ya no pueden dar comida a los ciervos en Nara.

Sí, eso es un poco decepcionante… ¡pero anímate! ¡Conocer ciervos salvajes deambulando libremente es pura magia por sí solo! Y creemos que una vez que lo veas, nunca lo olvidarás.

Explora los templos budistas de Nara

Para comprender las tradiciones espirituales japonesas, debes buscar sus raíces. En Nara podrás visitar los templos budistas que tuvieron un impacto notable en la formación de la espiritualidad japonesa.

  • Explora el magnífico templo Tōdaiji (東大寺), que una vez fue el centro de la práctica budista en Japón. En el interior, verás una estatua gigante de bronce del Buda Tōdaiji (Daibutsu 大仏).
  • Visita el templo Hōryūji (法隆寺), la estructura de madera más antigua del mundo. Este templo contiene objetos de culto antiguos y una impresionante colección de arte budista.
  • Admira la belleza del templo Yakushiji (薬師寺), fundado por el emperador Tenmu (reinó entre 673 y 686) para orar por la recuperación de su esposa enferma. Este fue el primer templo en Japón en contar con dos pagodas.

Estatua de Buda dentro de un templo en Nara

Culto en el santuario más célebre de Nara

Kasuga Taisha 春日大社 es un santuario antiguo que se encuentra justo en el corazón del Parque Nara. Desde el siglo VIII, los fieles han donado 3.000 tipos de faroles que se pueden ver por todas partes: en los caminos, edificios e incluso en el patio interior. Estos detalles convierten a este santuario japonés en un lugar verdaderamente misterioso.

Descubre cómo rezar en los santuarios japoneses aquí.

Encuentra la paz interior en un jardín japonés tradicional

Pasea por el jardín Isuien 依水園, un oasis de paz ubicado justo en el centro de la ciudad de Nara. El impresionante jardín está rodeado de estanques y dividido en dos partes que representan diferentes períodos (siglos XVII y XX). Si deseas ver artefactos antiguos de China y Corea, también tiene un pequeño museo en el interior.

Viaja en el tiempo visitando Naramachi

Pasear por Naramachi 奈良町 (un antiguo distrito comercial de Nara), es como volver al Periodo Edo (1603-1868). Los callejones estrechos tienen casas de madera bien conservadas llamadas machiya 町家, que hoy en día funcionan como museos, tiendas y restaurantes. ¡Piérdete en la ciudad e imagina que estás en el siglo XIX!

Descubre uno de los mejores lugares para ver florecer los cerezos en Japón

Si visitas la ciudad de Nara en primavera, anímate a subir al monte Yoshino (Yoshinoyama 吉野山) para celebrar el florecimiento de los cerezos. Este sitio, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, es uno de los mejores lugares de Japón para admirar la belleza de los cerezos en flor.

Comida local de la ciudad de Nara

Tu viaje a la ciudad de Nara estaría incompleto sin probar la comida japonesa local. Sobre todo cuando algunos expertos afirman que Nara fue la cuna de la cocina japonesa. Para tener una experiencia de la Nara más auténtica, aquí tienes algunas delicias locales que definitivamente deberías probar.

Narazuke 奈良漬 es un plato escabechado hecho de verduras y frutas. Los japoneses usan una mezcla de sake 酒 y mirin 味醂 (vino de arroz dulce para cocinar) para marinar los ingredientes y garantizar un equilibrio perfecto entre dulzura y salinidad. ¡El proceso de marinado puede tardar hasta 4 años!

Los Miwa Somen 三輪素麺 son fideos japoneses tradicionales que llegaron a Japón desde China. ¡Los lugareños generalmente los agregan a un caldo tibio, convirtiéndolo en una comida de invierno perfecta!

El Kakinoha-zushi 柿の葉寿司 es muy diferente del sushi japonés al que estás acostumbrado. Servido con salmón o caballa, este sushi se envuelve con hojas de caqui que debes retirar antes de comerlo.

Si hablamos de bebidas, anímate a probar el té Yamato. Es orgánico, rico en sabor y tiene un color verde saturado.

Y si bebes alcohol, no te vayas de Nara sin probar el sake local. Se dice que Nara es el lugar de nacimiento del sake tal y como lo conocemos hoy en día. Se cree que todo comenzó hace 600 años en Shōryakuji 正暦寺, un templo al que se le atribuye la implementación de las técnicas de elaboración de sake que forman los cimientos del sake moderno.

¿Por qué vale la pena visitar la ciudad de Nara?

Tanto si eres un aventurero, un entusiasta de la comida o un amante de la naturaleza, la ciudad de Nara es un lugar fantástico para explorar. Tiene comida deliciosa, asombrosos templos budistas, impresionantes santuarios sintoístas, tranquilas rutas de paseo e impresionantes rutas de senderismo. Todo en esta ciudad te recordará las influencias budistas y sintoístas, transportándote al antiguo Japón.

El alma de cualquier ciudad está en su gente, y Nara no es una excepción. Aprende algunas frases diarias para comunicarte con los ciudadanos de Nara en restaurantes, tiendas y museos. A veces, una pequeña charla con la gente local puede brindarte más información sobre la ciudad que los monumentos históricos.

Pero, si te planteas estudiar japonés en serio, nuestras escuelas de Kioto y Osaka te ayudarán a adquirir habilidades comunicativas fluidas para aprovechar al máximo tu estancia en Japón.

Si deseas obtener más información sobre destinos de viaje, comida, cultura o el idioma japonés, consulta nuestro blog.