Cómo ahorrar para estudiar en Japón con bajo presupuesto

Tiempo de lectura: 5 minutos

Algunos de vosotros pensaréis que Japón es un país caro, pero, al igual que otras ciudades del mundo, si conoces los mejores trucos para ahorrar, puedes vivir de forma barata sin que tengas que sacrificar nada. Nosotros amamos Japón, y no queremos que te quedes sin venir a estudiar aquí por culpa del dinero. Por eso, hemos reunido aquí algunos consejos para ayudarte a estudiar en Japón con bajo presupuesto.

Encontrar casa 

Al igual que si te vas a otro país a vivir, una de las cosas más caras es siempre la vivienda, pero existen opciones, sobre todo en las ciudades, que te pueden ayudar a ahorrar dinero y, así, estudiar en Japón con bajo presupuesto.

Dependiendo del país del que vengas, puede que te suene o no eso de las casas compartidas. En Japón son algo diferentes de los demás, pero también existen. Una casa compartida tiene normalmente áreas comunes como la cocina, la sala de estar y el baño, y luego tienes tu propia habitación. La diferencia de las casas compartidas japonesas en comparación con las de otros países es que suelen administradas por una empresa externa, en lugar de por un propietario privado. Esto puede ser algo muy ventajoso, porque a lo mejor esta empresa puede contratar limpiadores. Además, las instalaciones siempre estarán bien conservadas.

Esta es una opción estupenda para ahorrar dinero y hacer nuevos amigos. Puesto que siempre habrá gente en casa, no tienes necesidad de salir y gastar dinero. Puedes simplemente asomarte a la cocina y charlar con alguien.

Muchas escuelas suelen ofrecer alquileres de dormitorios, lo cual puede ayudarte también a guardar dinero. El funcionamiento es parecido al de la casa compartida, pero, en este caso, puede que también tengas que compartir tu habitación. Aun así, con esto podrías ahorrar aún más dinero, porque no tendrías que desplazarte muy lejos para ir a tu escuela.

Moverse por la ciudad 

Lo siguiente es el transporte. Esto puede convertirse en el segundo gasto más caro, y más aún si eres de los que les gusta aprovechar el tiempo cuando vive y estudia en el extranjero y le gusta visitarlo todo dentro del país.

Si frecuentas normalmente dos estaciones para ir a la escuela o al trabajo, te recomendamos que uses el pase de viajero (“commuter pass”). Se encuentra disponible tanto en las máquinas de billetes como en los mostradores. Un pase te permite realizar viajes ilimitados entre dos estaciones durante un periodo fijo.

De todos modos, aunque no tengas que cambiar de estación, y dependiendo de la red que vayas a usar, puedes comprobar también si puedes sacarte un billete de un día o de una semana. Estas opciones las puedes encontrar sobre todo en las grandes ciudades, puesto que hay más turistas que las visitan. Pero si en algún momento te apetece hacer un día de turisteo, entonces sí que te merece la pena. Además, a veces también puede haber entradas reducidas a lugares turísticos famosos.

Si de verdad quieres mimetizarte con el entorno, entonces te puedes conseguir también una bicicleta. Eso sí, tienes que ver si te conviene desplazarte en bicicleta a los lugares que suelas frecuentar, porque seguramente habrá días de mucha lluvia y no querrás acabar empapado día sí, día también, sobre todo si el viaje es más o menos largo.

Es importante que registres tu bicicleta. Realmente merece la pena gastarse el dinero en este trámite porque, aunque tengas que pagar más al principio, a la larga te resultará económico. La mayoría de lugares en Japón aceptan bicicletas y es muy normal encontrarlas en todas partes.

Si vienes a Japón como estudiante y te quedas más de tres meses, entonces no podrás pedir el famoso Japan Rail Pass. Sin embargo, hay otras alternativas para poder visitar el país y estudiar en Japón con bajo presupuesto. El primero de ellos es el Seishun 18. Aunque su uso está limitado a ciertos periodos vacacionales y no te incluye el shinkansen o el limited express, puedes usarlo durante 5 días. Así que, con podrías ver el país a tu ritmo, sin prisas.

Aunque el medio de transporte más económico de todos es el autobús de carretera, sobre todo el autobús nocturno. Suelen tener muchas ofertas disponibles y, además, si viajas de noche, no tienes que preocuparte por el alojamiento. Muchos piensan que esta opción no es muy buena, pero los autobuses japoneses son mucho mejores de lo que te imaginas. Normalmente los asientos son reclinables e incluyen mantas para hacer tu viaje más cómodo.

Por último, puedes hacer también autostop. Las estaciones de servicio japonesas son excepcionales y suelen ser también muy baratas, y te evitas de tener que pagar peajes en las autopistas. No es muy común hacer esto en Japón, pero es un país tan seguro, y la cultura de la hospitalidad está tan arraigada, que la experiencia es bastante agradable. También puedes aprovechar para practicar tus habilidades lingüísticas.

Comer, beber y vivir 

El tercer elemento en la lista de gastos es la comida y la bebida. Como en otros lugares, comer en casa te ahorrará mucho dinero. Puede que tengas que adaptar un poco tu dieta para aprovechar al máximo los artículos de descuento y los alimentos que se comen con más frecuencia. Por ejemplo, si quieres hacerte un sándwich, seguro que te lo pensarás dos veces cuando veas el precio y el tamaño del pan. También habrás oído hablar de lo caras que son las frutas y las verduras en Japón. Pero no te preocupes, que también hay auténticas delicias en la sección de descuentos de los supermercados. Te recomendamos que les eches un vistazo con cierta frecuencia para ver cuál es el mejor momento del día para comprarlos y conseguir, así, los artículos más baratos.

Si vives un poco alejado de la ciudad, es posible que encuentres tiendas de frutas y verduras más baratas. Así que puedes aprovechar y ahorrar a la vez que apoyas a las pequeñas empresas locales.

También es cierto que, en Japón, puedes comer fuera a precios bastante asequibles en una de las muchas cadenas de restaurantes baratos, restaurantes de comida que se pagan con una sola moneda o buffets donde puedes comer y beber a gusto. Estamos hablando de cadenas de restaurantes como Yoshinoya, Matsuya, Sukita y Coco’s, aunque también hay establecimientos familiares mucho más pequeños que se salen de lo normal y que te sirven un buen plato de comida a un precio razonable.

Para amueblar tu nuevo hogar, nuestras tiendas favoritas son las tiendas de 100 yenes, como Daiso, Can Do y 3 Coins. Para estar a la moda de forma barata, también hay muchas tiendas de ropa de segunda mano donde puedes encontrar atuendos únicos a un buen precio. Harajuku es un lugar ideal para encontrar este tipo de tiendas, pero la mayoría de ciudades también tienen su zonas con tiendas excelentes, frecuentadas a menudo por estudiantes.

Aprovechar Japón al máximo 

Estarás de acuerdo con nosotros en que no tiene sentido mudarse a un nuevo país si no lo aprovechas al máximo., aunque eso no significa que tengas que gastarte un dineral. Si eres estudiante, puede que tengas un horario más flexible durante la semana. Con lo cual, puedes aprovechar las ofertas de días de diario que ofrecen lugares como el karaoke o el manga café.

Echa un vistazo a los alrededores de tu escuela o de los alojamientos para estudiantes, porque encontrarás un montón de ofertas para estudiantes o descuentos grupales.

Si te gusta ir al cine, también hay días especiales con tarifas económicas. Y, si puedes ir durante el día, puede ser incluso más barato, dependiendo de la cadena de cine.

Los museos y otros lugares culturales suelen tener día del estudiante o tarifas más económicas para los que están estudiando. Así que compruébalo antes de ir.

Por último, puedes también aprovechar la ocasión e ir a los eventos gratuitos. La cantidad de festivales que se celebran durante todo el año en Japón es impresionante, y no cuestan nada. También merece la pena visitar las afueras y las costas, que también son gratuitas. Caminar y acampar es una forma maravillosa y barata de explorar el país. Acampar en zonas salvajes es una buena opción cuando viajas, y es un poco como hacer autostop: no es muy común en Japón, pero también está bien. Aunque sí que debes comprobar quién podría ser el dueño del terreno antes de armar tu tienda de campaña. De todos modos, también hay cientos de campings gratuitos por todo el país con instalaciones sorprendentemente buenas.

Échale un vistazo a nuestro artículo sobre cómo ahorrar dinero en Japón para descubrir más consejos.

Habiendo tantas maneras de estudiar en Japón con bajo presupuesto y de vivir una aventura increíble en el país del sol naciente, ¡no sabemos a qué estás esperando! ¡Solicita tu plaza ya!

Traducido por María del Carmen Baena Lupiáñez [Original]

Comparte este artículo

Go! Go! Nihon

Artículos relacionados