Utilizar la bicicleta en Japón: guía básica para desenvolverse

Tiempo de lectura: 4 minutos

Sí, Japón tiene un excelente sistema de transporte. Pero, una de las mejores formas de moverse por Japón ¡es en bicicleta! Este método es muy popular entre los lugareños y eso hace que a lo largo del tiempo se hayan creado ciertas regulaciones en cuanto a la compra, posesión y uso de las bicicletas. ¡No es tan sencillo como ir a tu tienda local y ya!

Comprar tu bicicleta

Al comprar una bicicleta en Japón tienes, básicamente, tres opciones. Puedes comprarla en una tienda, comprarla online o de segunda mano. El precio puede variar de 6,000 yenes hasta 60,000 yenes. La gente tiende a cuidar bien sus bicicletas en Japón, por lo que las opciones de segunda mano pueden ser una muy buena opción, a un precio muy razonable. El dinero que ahorrarás en transporte al tener una bicicleta pronto compensará su coste ¡por lo que siempre es una buena inversión!

Registrar la bicicleta es igual de importante. La ley exige que registres tu bicicleta nueva a tu nombre en el departamento de policía de tu prefectura. Si comprar una bicicleta completamente nueva, podrás hacer este registro en la propia tienda, lo cual te costará alrededor de 500 yenes. Si la compras online, deberás ir a la estación de policía local (交番 koban) con un comprobante de compra y allí te ayudarán con el proceso.

Si la has comprado de segunda mano, tendrás que transferir la propiedad. Esto no es tan complejo como parece. Tan solo tienes que ir a tu tienda local con un formulario de transferencia cumplimentado y acompañado del propietario anterior, el cual tiene que traer consigo el papel de registro original de la bicicleta. La tienda hará el resto, ayudándote con el proceso por tan solo unos 500 yenes.

Seguro de bicicleta

El Jitenshahoken 自転車保険, o seguro de bicicleta, es un requisito para todos los propietarios de bicicletas en Tokio y otras grandes ciudades de Japón. Puede consultar con tu distrito local o la oficina municipal para ver si es obligatorio.

Incluso si no es obligatorio en el lugar donde vives, te recomendamos que igualmente obtengas un seguro, para mayor tranquilidad. No solo te protegerá en caso de accidente, sino que también cubre a terceros. Cuando ocurre un accidente en Japón, a menudo el vehículo más grande es el que asume más responsabilidad y riesgo. Por lo tanto, si golpeas a una persona mientras conduces con tu bicicleta, tú saldrás como responsable de los daños.

Puedes obtener un seguro de bicicleta online o incluso en tu tienda local o proveedor de telefonía. También puedes pedir recomendaciones a tu escuela, amigos o tiendas de bicicletas. Si no tienes las habilidades lingüísticas, te recomendamos contratar un seguro con alguien que pueda hablar japonés, así comprenderás todas las cláusulas de tu póliza y lo que está cubierto o no.

Normas imprescindibles de circulación

Una vez que ya has adquirido -o alquilado- la bicicleta, ¡pasamos a la acción! Es importante que antes de empezar a circular tengas en cuenta las normas de tráfico que afectan a los ciclistas. Verás que algunos japoneses incumplen esas normas, pero no seguir su ejemplo de ellos si quieres ahorrarte problemas.

Las normas de circulación tienen cierta similitud con las de los conductores de vehículos. Tener estas normas en cuenta te ayudará a circular de forma segura y a ahorrarte alguna multa, en el caso de que la policía te vea. Aunque en esta web explican detalladamente todas las normas a seguir, te dejamos un pequeño resumen aquí abajo:

  1. Debes conoces todas las señales de tráfico y su significado.
  2. En Japón se conduce a la izquierda, ¡cuidado con confundirse de lado de la carretera!
  3. Circular de forma temeraria (invadiendo el carril contrario, saltándose las señales de tráfico, llevando los frenos rotos, etc) puede suponer una multa de 500.000 yenes y una pena de hasta 3 meses de cárcel. Créeme, no merece la pena.
  4. Montar en bici bajo los efectos del alcohol está terminantemente prohibido y acarrea una pena de 5 años en prisión y 1.000.000 de yenes de multa. Aunque veas a japoneses hacerlo, no sigas ese patrón.
  5. Circular por la acera está prohibido a no ser que una señal de tráfico especifique lo contrario.
  6. Llevar un paraguas desplegado, cascos para escuchar música o ir hablando por teléfono está prohibido. La multa alcanza los 500.000 yenes.
  7. Todas las bicicletas deben tener un timbre en funcionamiento y un faro visible desde la distancia. En este caso no se trata solo de cumplir la ley, sino de evitar pasar desapercibido para los conductores.
  8. Llevar a otra persona menor de 6 años en la bicicleta está prohibido, a no ser que se disponga de una silla apropiada para ello (las venden en las grandes cadenas o en las propias tiendas de bicicletas). Transportar a un niño sin dicha silla puede suponer una multa de 500.000 yenes.
  9. Registrar la bicicleta en una comisaría de tu prefectura no es simple burocracia, es obligatorio. Si la bicicleta se pierde o si se tiene un accidente, es importante que esté debidamente registrada.
  10. Por último, y no por ello menos importante, no debes obstruir el paso de coches cuando te detengas en los semáforos o intersecciones.

Puede que parezcan muchas normas, pero la mayoría de ellas están pensadas con sentido común y sirven para proteger a los ciclistas. En cuanto lleves un par de semanas circulando, ya las habrás interiorizado. ¿Te animas a moverte con la bicicleta en Japón?

Para más artículos sobre la vida en Japón, sigue el blog de Go! Go! Nihon.

Comparte este artículo

🎌 Join our next Webinar!

Next session → How to live and study in Japan: Info and Q&A

Días
Horas
Minutos
Segundos