Aquellos que han tenido la suerte de visitar una casa típica japonesa o incluso de pasar una temporada en ella, habrán podido notar que existen ciertos artículos que acompañan estos hogares que para nosotros, los occidentales, no son nada comunes. Es complicado que no llamen tu atención: no sólo no estamos acostumbrados a verlos, sino que en la mayoría de los casos, no estamos seguros de para qué sirven.

En Go! Go! Nihon queremos contarte cuáles son estos objetos, quizás te gusten tanto que decidas darle un toque japonés a tu casa actual o quizás te despierten las ganas de venir a tierras niponas a vivir una experiencia inolvidable. Ahí va nuestra selección.

Caja de pañuelos

En ninguna casa japonesa se va a dar la típica situación en la que se escucha la pregunta de «¿alguien puede darme un pañuelo?» porque literalmente en cada habitación de la casa hay una caja de pañuelos, independientemente de la presencia de niños o personas enfermas. Las variedades engloban desde pañuelos secos y finos hasta toallitas húmedas con las que limpiarse las manos.

En Japón existe una costumbre extendida que consiste en limpiarse las manos antes de comer con algo húmedo. Durante la comida, se sustituye la toallita húmeda por pañuelos muy finos de papel que utilizan para limpiarse las comisuras de la boca, de hecho es algo muy común no sólo en las casas sino también en los restaurantes y locales donde venden comida para llevar.

A menudo, las cajas están customizadas con un furoshiki (風呂敷), pañuelo de diseño que los japoneses utilizan para envolver cajas y que además de hacerlas más bonitas, evitan los productos de usar y tirar y ayudan al medioambiente.

Arrocera eléctrica

Arrocera eléctrica

El arroz es sin duda el alimento que más consume la población nipona. Además de degustarlo en las principles comidas, preparan pequeños snacks de arroz (conocidos como onigiri) para picar entre horas acompañados de algas, verduras, carne o pescado. Debido a la frecuencia con la que se cocina este alimento, los japoneses inventaron la suihanki (炊飯器), o lo que es lo mismo: una olla arrocera.

El éxito que tiene este electrodoméstico está más que justificado, por un lado es un artículo accesible para todos los bolsillos y por otro lado, en un tiempo razonable, es capaz de cocinar el arroz en su punto y mantenerlo caliente hasta tres horas. Además, no hace falta ser ningún experto chef para poder usar la arrocera, basta con introducir el arroz lavado y la cantidad de agua indicada y ¡voilà!, ya hemos conseguido un plato perfecto sin apenas esfuerzo.

Microondas/tostadora

El espacio limitado en las cocinas japonesas no permite tener electrodomésticos que ocupen mucho espacio, de modo que la renuncia más común para las familias japonesas es el horno. Para reemplazar sus funciones, utilizan un microondas con efecto grill o una tostadora. Pueden conseguir casi los mismos resultados reduciendo muchísimo el espacio que ocupa un horno y pudiendo preparar igualmente recetas deliciosas. La tostadora encuentra la mayor parte de seguidores en casas en las que sólo vive una persona o una pareja y quizás no cocine muchos platos caseros.

Colador en el fregadero

Hasta que llegan a Japón, muchas personas no saben que en la mayoría de fregaderos occidentales hay un triturador de basura oculto que se encarga de hacer desaparecer todos los residuos que se generan al limpiar los platos. Cuando no hay triturador, hay que filtrar esos residuos con un colador colocado en el fregadero y desecharlos manualmente para evitar malos olores en la casa.

Conocido como mizukiri netto (水切りネット), el colador  resulta tremendamente útil para evitar colapsar las tuberías y hacer que el agua siga fluyendo con normalidad. Los hay de plástico, de metal y de diferentes formas geométricas, todos ellos con la misma función.

Zapatillas de estar en casa

Existen dos motivos importantes por los que los japoneses no entran en su casa con los zapatos puestos: el primero es evitar trasladar la basura de la calle que haya podido quedar impregnada en la suela; el segundo es mimar los suelos de tatami y parqué evitando que se piquen o que se deterioren rápidamente. Para hacer de anfitriones excelentes y que a nadie se le queden los pies fríos, las familias japonesas suelen ofrecer zapatillas de estar en casa a los invitados.

Para entrar al cuarto de baño se utilizan otras zapatillas de estar en casa, así que si ejerces de invitado en una casa típica japonesa lo correcto es dejar tus zapatillas de invitado en la puerta, ponerte las zapatillas de uso exclusivo para el baño mientras estés allí ¡y no olvidarte de dejarlas dentro al salir!

Bañera japonesa

Accesorios para la bañera

Gracias a algunos vídeos virales compartidos en las redes sociales, en Europa descubrimos que los japoneses tienen bañeras con múltiples usos totalmente desconocidos para nosotros. Las familias niponas utilizan habitualmente la bañera para lavarse: la llenan una sola vez y mantienen el agua caliente para que todos los miembros puedan utilizarla sin necesidad de desperdiciar. Para conservar la temperatura utilizan una especie de tapa de madera como complemento a un sistema de recalentado eléctrico.

El taburete de plástico o de madera también acompaña a los baños japoneses para aquellos que prefieren una ducha rápida. La costumbre consiste en sentarse en el taburete y lavarse o bien con el agua que queda en la bañera o bien con agua nueva. El taburete suele situarse al lado de la bañera, encima de una superficie especial que absorbe el agua sin estropear el suelo.

Kotatsu

Aunque ya no es tan común como antes, el kotatsu (炬燵) sigue siendo popular en las regiones más frías de Japón. Consiste en una mesa bajita combinada con una manta eléctrica donde calentar las piernas. En las casas japonesas la utilizan para estudiar, para comer los típicos platos japoneses e incluso para echarse pequeñas siestas porque es increíblemente agradable.

Para no limitar su uso al invierno, la manta eléctrica puede quitarse y volverse a poner cuando se desee, permitiendo utilizar la mesa también en las demás estaciones.

Futón y futón-tataki

El futón es sin duda el objeto que no puede faltar en ninguna casa típica japonesa. Se trata de un colchón finito que se enrolla facilmente para ser guardado ocupando el mínimo espacio y que a pesar de su sencillez, resulta muy cómodo. Aunque los habitantes de la casa hayan optado por tener camas, puedes apostar sin equivocarte a que habrá un futón en el armario. En las visitas de amigos o familiares, basta con desenrollarlo para tener una «cama» extra.

El futón-tataki (布団たたき) es un palo finito que en uno de sus extremos asemeja a una forma de corazón y que es utilizado para «golpear» el futón y así eliminar el polvo. Hay que usarlo con precaución ya que si se golpea demasiado fuerte los tejidos pueden resultar dañados.

Insecticidas y repelentes

La humedad y el calor que caracterizan los veranos japoneses atraen a muchos tipos de insectos. ¿Solución? Utilizar los multiples productos que han diseñado para que la invasión de estos mini-animales nos afecte lo menos posible.

Algunos métodos son compartidos en Occidente y en Japón: el matamoscas, conocido por los nipones como hae-tataki (ハエたたき), inunda cocinas y terrazas con la finalidad de espantar a las moscas.

Para los mosquitos, en lugar de insecticidas de spray, son populares los repelentes en espiral (llamados en Japón katori-senko 蚊取り線香), el incienso repelente de mosquitos o los repelentes electrónicos. ¡Las viviendas cercanas a parques suelen ser especialmente atractivas para ellos!

Por último y no menos importante están las cucarachas, denominadas en japonés gokiburi (ゴキブリ). Una limpieza regular, trampas variadas y aerosoles de pesticidas podrán o bien acabar con ellas o bien reducir significativamente su presencia.

¡Manos a la obra!

Para más artículos sobre la vida en Japón, sigue el blog de Go! Go! Nihon.