El Sintoísmo y el Budismo son las dos religiones mayoritarias en Japón, por lo que todos a lo largo de todo el país encontramos estos dos tipos de templos: templos budistas y templos sintoístas. Las dos creencias han convivido centenares de años en harmonía y, aunque la religión no juegue un papel preponderante en la vida diaria de los japoneses, la mayoría de ciudadanos del país asiático se identifica con una de ellas, incluso con ambas.

Hoy vamos a conocer un poco más acerca de los templos sintoístas, para que tengáis toda la información necesaria en tu próxima visita.

El templo sintoísta 

Los templos sintoístas reciben el nombre de jinja (神社). Lugar de culto y morada de los dioses llamados kami (神). Albergan en su interior objetos sagrados bajo custodia y lejos del alcance de los curiosos. Los japoneses visitan estos templos durante las festividades de Año Nuevo, durante el setsubun (節分), el shichigosan (七五三) y otras celebraciones. A los recién nacidos tradicionalmente se les lleva a los templos sintoístas y muchos matrimonios son oficiados en los jinja.

Sanpai 

Hay que tener en cuenta que los templos sintoístas son lugar de culto y veneración, así que al visitarlos uno debe vestirse de forma adecuada y ser respetuoso con las costumbres. Una vez se accede al shaden (社殿), así como a cualquier otro lugar especial del templo, los hombres deben llevar traje y corbata mientras que las mujeres vestirán, también, traje o un vestido. El acto de veneración y culto en un templo sintoísta recibe el nombre de sanpai (参拝).

Cómo realizar el sanpai

Haz una reverencia antes de cruzar el torii. Ten presente que estás a punto de entrar en un lugar sagrado.

  1. Utiliza el agua del chōzuya (手水舎) para purificarte. Vierte el agua recogida mediante el hishaku (柄杓) en tu mano izquierda y repite la acción con la mano derecha. A continuación deja caer otra vez el agua sobre tu mano izquierda y enjuágate la boca. Seguidamente, purifica de nuevo tu mano izquierda y levanta el hishaku para purificar con el agua sobrante el mango del mismo. Finalmente, y después de haber vaciado el hishaku, devuélvelo al lugar donde estaba.
  2. Camina hacia el altar del templo por el sandō.
  3. Haz una reverencia delante del saisenbako (賽銭箱) y lanza tu 
ofrenda a modo de dinero dentro de la caja. Se puede donar la cantidad de dinero que uno desee, aunque se dice que las monedas de 10 y 500 yenes traen mala suerte. Por otro lado, las monedas de 5 yenes o goen (五円 
ごえん) dicen que traen buena suerte y es que en japonés se pronuncia igual que “suerte”, goen (ご縁). Si nos decantamos por los billetes, estos deben ser nuevos y colocados dentro de envoltorio blanco con nuestro nombre y dirección.
  4. Coge la cuerda y haz sonar la campana para alejar los malos espíritus y demonios. Si hay mucha gente esperando puedes obviar este paso.
  5. Haz dos reverencias, dos palmadas y vuelve a realizar una reverencia. Este acto recibe el nombre de nirei-nihakushu-ichirei (二礼二拍手一礼). Las dos primeras reverencias deben ser profundas, luego junta las dos manos cerca del pecho en posición de rezo, sepáralas hasta los hombros y hazlas sonar dos veces. A continuación, con las manos juntas delante del pecho y en posición de rezo haz tu oración en silencio. Finalmente, coloca las manos a ambos lados de la cadera y realiza la última y sentida reverencia.
  6. Da media vuelta y disponte a bajar las escaleras. Quizás decidas comprar un omamori(お守り),un omikuji (お神籤),un ema (絵馬) o pasees alrededor del templo sintoísta antes de abandonarlo.

Torii al templo sintoísta

Torii

El torii (鳥居) es la puerta que separa el resto de la sociedad de la morada de los dioses. Hay que realizar una reverencia al acceder al recinto, lo mismo que haríamos al entrar en casa de otra persona. Al término de la visita, y una vez cruzado el torii, volvemos a hacer una reverencia de cara al templo sintoísta.

Como andar por el sandō

El pasaje, una vez cruzado el torii y hasta el edificio del templo sintoísta, recibe el nombre de sandō (参道). Este camino está reservado al desfile de los dioses. Así pues, deberías evitar andar por el medio como acto de respeto hacia las deidades del jinja. Cuando sea necesario cruzar por en medio del sandō, abaja la cabeza como muestra de respeto o haz una reverencia antes de cruzar.

Omikuji at the Japanese Shinto Shrine

Omikuji

El término omikuji significa, literalmente, “fortuna divina”. Se trata de un papel escrito con la fortuna de su comprador. Se puede adquirir por unos 100 o 200 yenes dependiendo del templo. En algunos lugares podemos seleccionarlos al azar directamente de unas cajitas expuestas al público, aunque en la mayoría de santuarios y templos habrá que agitar un recipiente de forma hexagonal y extraer una varilla de bambú; cada una tiene escrita un número que nos indica de que caja hay que coger nuestro omikuji.

Generalmente, el papel mostrará nuestra suerte según el ranking daikichi (大吉), kichi (吉), chūkichi (中吉), shōkichi (小吉) y kyō (凶), o excelente suerte, buena suerte, mediana suerte, poca suerte y mala suerte respectivamente. Los agraciados con el omikuji de la buena suerte suelen llevárselo a casa, mientras que los poco afortunados lo atan en el lugar del templo destinado a ello.

Omamori

Los omamori son amuletos que se venden en los templos sintoístas de Japón. Su nombre proviene del verbo mamoru que significa “proteger”, “cuidar” o “defender”. Existen muchas variedades y diseños de omamori con diferentes funciones como seguridad al volante, mejor suerte, pasar los exámenes de la universidad, prosperidad en los negocios, encontrar el amor o un embarazo saludable, etc. Suelen comprarse a principios de año y guardarse a lo largo del mismo para terminar siendo quemados.

Ema

Ema significa “imagen de caballo” y se trata de pequeñas placas de madera donde lo devotos de la religión sintoísta escriben sus oraciones. Suelen colgarse en los templos donde se cree que los dioses los reciben.

Con todos estos datos estamos seguros de que la próxima vez que visites un templo sintoísta ¡parecerás todo experto!

Para más artículos sobre la vida en Japón, sigue el blog de Go! Go! Nihon.