Es bien sabido que la mejor manera de ser bienvenido en un país que no es el tuyo es ser respetuoso. Los sufijos honoríficos japoneses son un claro ejemplo de ello, y es que como los amantes del país del sol naciente bien saben, los japoneses son una de las poblaciones más respetuosas del mundo: no pierden ocasión de dejarte pasar primero, de disculparse si creen que han podido molestarte o de cumplir las normas de cada establecimiento para crear un ambiente mejor.

Precisamente esta virtud es lo que más cala en los turistas que visitan Japón, ¡es tan impactante que se les acaba pegando! A los pocos días de estar viajando adquieren las mismas costumbres y empiezan a hacer reverencias cuando quieren ser agradecidos y a situarse en la fila antes de coger el tren. Es un efecto positivo que tiene Japón en los demás: contagiar la cortesía.

En Go! Go! Nihon nos hemos decidido a impartir una pequeña lección sobre cómo dirigirse a los japoneses para que todos los que decidáis visitar este increíble país (o quedaros a vivir en él) podáis ser tan corteses como ellos siguiendo 4 sencillos pasos.

Qué son los sufijos honoríficos japoneses

Empecemos por lo básico: en Japón se usan sufijos que acompañan al nombre o al apellido de las personas de forma habitual. En la lengua castellana sólo las utilizamos en contextos formales, para mostrar respeto hacia la otra persona, especialmente si es mayor que nosotros: don, doña, señor y señora son habituales en contextos de trabajo o en situaciones muy concretas. Sin embargo, en español, también utilizamos diminutivos que cambian la percepción del nombre: Manuelito, Carmencita, y similares.

La diferencia más notable entre los dos idiomas es que en japonés todos los sufijos se colocan detrás del nombre (y hay más variedades) y en español los podríamos dividir en dos grandes grupos que se dividen en “respeto/personas mayores” y “personas por las que sentimos cariño o contextos muy informales”.

sufijos honoríficos japoneses

Tipos de sufijos honoríficos japoneses

Aunque existen muchas variedades de sufijos honoríficos japoneses, en este post vamos a explicar los sufijos más usados y cómo aplicarlos: los vamos a ordenar desde el más formal hasta el más informal. Para ello vamos a utilizar dos nombres japoneses al azar: Sakura para el sexo femenino (cuyo significado es ​flor del cerezo​) y Tora para el sexo masculino (cuyo significado es ​tigre​).

Tora – ​sama​: de todos los sufijos del lenguaje japonés de esta selección es el más formal. Denota admiración y profundo respeto, se utiliza para referirse a personas de alto rango como por ejemplo un líder, un Dios, un cliente y similares.

*Además de aplicarse para referirse a personas que admiramos también se usa al escribir la dirección del destinatario de una carta y en los correos electrónicos de negocios.

Los casos en los que no se utiliza: no es apropiado utilizarlo cuando hablamos acerca de nosotros mismos porque expresa arrogancia extrema o la intención de burlarnos de nuestra persona.

Sakura – ​san​: de entre los sufijos honoríficos japoneses es sin duda el sufijo más conocido y más usado en Japón. Se puede utilizar de tres formas: después del apellido, después del nombre y después de una palabra que describa un trabajo o a un personaje ilustre, como por ejemplo Omawari san (señor policía). Se aplica de forma general para todos los adultos y para ambos sexos y se utiliza para hablar siempre de los demás, nunca se habla de uno mismo usando san tras nuestro nombre.

*Si el contexto es más formal (por ejemplo en una reunión de trabajo), se utiliza el apellido de la persona + san.

*Si el contexto es más informal (por ejemplo en un encuentro de amigos), se utiliza el nombre de la persona + san.

*Si el contexto es de estar hablando con una autoridad cuyo nombre no sabemos (por ejemplo en una conversación con un profesor o policía), se utiliza el nombre del oficio + san. También se aplica para los personajes ilustres, por ejemplo: Haruki Murakami san.

Los casos en los que no se utiliza: nunca se debe usar para hablar de uno mismo (por ejemplo cuando nos presentamos) ni tampoco para hablar de las personas más cercanas de nuestra familia, como pueden ser nuestros padres, hijos o abuelos.

Tora – ​kun​: este sufijo se utiliza principalmente con el sexo masculino, aunque hay excepciones. Es menos formal que ​san ​y​ ​se aplica de dos formas distintas.

*La primera aplicación es para las personas con las que tenemos cierto nivel de confianza, especialmente niños o chicos menores que nosotros. También se puede utilizar con chicas pero es mucho menos común, ya que puede ser mal entendido.

*La segunda aplicación es entre amigos; es una forma de denotar cariño y confianza hacia la otra persona. También se incluye a compañeros de trabajo que sean jóvenes.

Sakura – ​chan​: de los sufijos honoríficos japoneses es el más informal que existe en el lenguaje japonés. Es la forma de referirse a alguien de modo cariñoso, sería el equivalente a nuestros diminutivos en el lenguaje hispano-parlante. Al igual que en el español se aplica especialmente para nombrar a niños, a personas con las que tenemos mucha confianza (o son menores que nosotros) o en tono de burla.

*También es aceptado su uso para hablar de nuestras mascotas.

Para resumir: si venís a Japón de visita deberíais de presentaros sin usar ningún sufijo, aplicar -sama para hablar de los dioses, -san para referíos a los adultos que conozcáis (aunque se conviertan en vuestros amigos), -kun para dirigiros hacia chicos más jóvenes que vosotros y chan para niños y mascotas.

Si os ha gustado este artículo no dejéis de compartirlo y ¡no os perdáis nuestro próximo post sobre costumbres y cultura en el país Nipón!