¡Enhorabuena! Has conseguido que te citen para una entrevista. Y como ocurre en cualquier lugar del mundo, deberás prepararte para responder algunas de las preguntas más comunes que se lanzan en una entrevista de trabajo en Japón. Recopilamos a continuación las 20 más importantes.

Asegúrate de investigar un poco la empresa que te va a entrevistar, y utiliza esa información para dar ejemplos al entrevistador. Si el japonés no es tu idioma principal, va a ser muy útil repasar ciertas palabras clave que no debes olvidar cuando te enfrentes a esta situación.

1. Cuéntame sobre ti.

Muchos entrevistadores comenzarán con el jikoshōkai (自己紹介), es decir, pedir que te presentes. Deberías preparar un resumen de un minuto explicando quién eres, destacando tus puntos fuertes, o experiencia que pienses que ha de estar sobre la mesa. No cuentes vida y milagros, ni repases tu CV. Esto es solo una presentación.

Durante una entrevista de trabajo en Japón, empieza con tu nombre, di un par de frases sobre ti, y termina siempre con yoroshiku onegai itashimasu (宜しくお願いいたします).

2. ¿Por qué quieres trabajar en esta empresa?

Esta es una de las preguntas más importantes que aparecen en cualquier entrevista. Dile al entrevistador por qué quieres el trabajo. Encuentra un par de motivos que te conviertan en la persona ideal para el puesto, tanto si es tu vocación, tus habilidades o tu experiencia, y comparte el porqué te encanta la empresa. Esto debería complementar la sección shibōdōki (志望動機) de tu CV, que puedes ampliar.

3. Cuéntame tus experiencias en tu anterior puesto de trabajo/escuela.

Haz un breve repaso de tu contexto. Asegúrate de centrarte en aquellas habilidades o experiencias que tienen que ver con el puesto al que aspiras.

4. ¿Por qué dejaste tu puesto?

¿Por qué te fuiste? ¿Por qué te despidieron? Intenta evitar cualquier respuesta negativa cuando contestes a estas preguntas. No es el momento de mostrar tu odio a tu anterior jefe o los problemas que pudiste tener en proyectos anteriores. Céntrate en lo que toca: si quieres un reto profesional, si lo que buscas es ampliar tus habilidades.

5. ¿Cuál ha sido tu mayor logro?

Que no te dé reparo responder esta pregunta. Esta es la ocasión ideal para fanfarronear un poco. Dales un breve contexto, y describe aquello que lograste. Asegúrate de concretar los resultados con números comprobables.

6. Cuéntame sobre un reto o conflicto al que te enfrentaste, y cómo lo resolviste.

El entrevistador quiere saber cómo te las apañas con las dificultades y los conflictos. Asegúrate de que eliges algo que terminó favorablemente, o de algo que te sirvió para aprender. Sigue un método similar a la anterior pregunta: contexto breve y describiendo cómo lo superaste.

7. ¿Algún ejemplo de cuando lideraste a un grupo de gente?

Si procede, si es importante para la empresa a la que aspiras, elige una situación en la que lideraste un equipo o proyecto. Muéstrales cómo fuiste el líder en la situación y háblales de tus habilidades y potencial, con algún ejemplo significativo.

8. Cuéntame sobre tus planes de futuro.

¿Dónde te ves en los próximos cinco o diez años? Obviamente, incluye a esta empresa en tu plan de futuro. Asegúrate de mencionar experiencias o habilidades que puedan servir para ganarte el puesto, o algo que quieras conseguir en esta empresa. Sobre todo, no des la impresión de que esto va a ser algo temporal y de que probarás algo nuevo en poco tiempo. O bueno, ni digas que te gustaría hacer algo diferente a lo que te ofrecen.

Entrevista de trabajo en Japón

9. ¿Cuál es tu punto fuerte?

Destaca tu punto fuerte con ejemplos. Deberías prepararte al menos tres puntos fuertes sobre los que hablar en tu entrevista de trabajo en Japón. Si son facetas que la empresa valora, mucho mejor, pero no te inventes cosas solamente para entrar en el perfil con calzador. Aquí importa mostrar tus verdaderos puntos fuertes.

10. ¿Cuáles son tus debilidades?

Pregunta trampa. Incluso si es verdad, no digas que se te da mal llegar a tiempo a las entregas, o que no te gusta hablar por teléfono; y peor aún, no digas que no tienes debilidades. Todo el mundo tiene. Simplemente no las enfatices y transmite que siempre estás luchando por mejorar y superarlas.

11. ¿Por qué deberíamos contratarte?

Destaca tus puntos fuertes y habilidades que podrían beneficiar a la empresa. Da algún ejemplo sobre un logro en el pasado que describa lo útil que podrías serles.

12. ¿Cómo te describen tus compañeros y amigos?

Esto es básicamente otra oportunidad de hablar de tus puntos fuertes y de cómo trabajas con otras personas. Habla con honestidad y destaca un par de cosas. Sería genial si pudieras comentar lo bien que se te da el trabajo en equipo.

13. ¿Por qué hay un hueco en tu CV?

Sé honesto y explica por qué hay un paréntesis en tu CV. Céntrate en lo que te interesa ahora y en el futuro. Si te tomaste un año sabático para estudiar en el extranjero, explica lo beneficioso que fue y lo mucho que aprendiste.

14. ¿Cómo te enfrentas a situaciones estresantes?

Un buen planteamiento sería decirle al entrevistador las tácticas o estrategias que utilizas para estas situaciones. Da algún ejemplo de alguna situación a la que te enfrentaste. Destaca cómo te sobrepones y cumples objetivos.

Firmando un contrato

15. ¿Con qué otras empresas has contactado?

Di la verdad si estás teniendo otras entrevistas, pero deja claro que esta es tu opción número uno. Incluso si tu perfil es el que buscan, muchas empresas no quieren ser un segundo plato. Si son diferentes sectores, trata de unirlas de alguna forma, para que el entrevistador vea una conexión.

16. ¿Cómo evalúas a las empresas?

El entrevistador quiere saber lo que aprecias en tu trabajo y al mismo tiempo saber si encajarías en su empresa, especialmente si estás contactando a diferentes tipos de empresas. Puedes comunicarles qué es lo que buscas en un trabajo. Incluso si es verdad, no menciones que lo que quieres es un «sueldo alto» o «grandes beneficios».

17. ¿Qué esperas cobrar?

Es posible que los entrevistadores no hagan esta pregunta a los recién graduados, porque las empresas suelen tener una estructura de pagos por antigüedad. Estate alerta por si te hacen la pregunta. Investiga un poco sobre los sueldos en Japón y di que eres flexible. Los salarios aquí pueden ser diferentes a los de tu país.

18. ¿Qué te gusta hacer cuando no estás trabajando?

¿Cuáles son tus aficiones? El entrevistador quiere conocerte un poco más como persona y ver si te adaptarías a la empresa. Puedes compartir con ellos lo que te gusta hacer. Aficiones saludables como el deporte o leer (¡o estudiar japonés!) suele dar una buena impresión. Si tienes alguna afición única o poco común también puede captar la atención del entrevistador y hacerte destacar, pero ojo con lo que dices.

19. ¿Si fueras un animal, qué serías?

O cualquier otra pregunta extraña de este tipo. Que no te dejen en fuera de juego. El entrevistador solo quiere saber cómo reaccionas ante preguntas que no te esperas, y ver tu personalidad. Estaría bien si pudieras enlazar esta pregunta con tus puntos fuertes. No hay respuestas equivocadas, pero sí oportunidades para destacar.

20. ¿Tienes alguna pregunta para mí?

Muchas entrevistas terminarán con esta pregunta. Ten siempre varias preguntas preparadas, más las que se te puedan ocurrir durante la entrevista de trabajo en Japón.

Investiga un poco a la empresa, lee sobre el puesto de trabajo al que aspiras, y sobre cualquier cosa relacionada. No hagas preguntas sobre cosas obvias que se pueden leer en la página web de la empresa. Deberías saber todo eso antes de empezar la entrevista.

Algunas preguntas que podrías hacer sería sobre tu futuro equipo, sobre retos, sobre lo que la empresa valora en sus empleados, algo sobre novedades que has escuchado sobre la empresa, etc. Intenta invertir tiempo antes de la entrevista para al menos tener cinco preguntas sólidas.

Y con esto ya estás preparado/a para tu entrevista de trabajo en Japón. ¡Ganbatte ne!

Si quieres leer más sobre cultura japonesa, asegúrate de seguir nuestro blog, ¡donde cubrimos todo lo que necesitas saber sobre Japón!