Trasladarse a otro país no es una tarea sencilla, supone un gasto económico, un precioso tiempo de adaptación e integración, el aprendizaje de una nueva lengua y por último, pero no menos importante, lidiar con un sinfín de procesos burocráticos. Así que, ¿qué hacer cuando llegas a Japón? No va a ser fácil, pero tampoco imposible. Muchos hemos sobrevivido a los primeros meses en Japón, y en Go! Go! Nihon te vamos a contar todo lo que necesitas hacer cuando te mudes al país del sol naciente.

Primer contacto con Japón

Japón es un país que históricamente ha estado aislado de occidente durante muchos siglos, y aunque ha sabido evolucionar durante los últimos cincuenta años, el porcentaje de residentes extranjeros no alcanza un 2% de la población total – según cifras oficiales de 2015. Los números lo dicen todo, somos especiales.

Si llegas a Japón para estudiar (más de tres meses) o trabajar, cuando llegas a Japón nada más bajes de tu avión, lo primero que has de hacer es solicitar tu tarjeta de residencia, Zairyū Card, (在留カード), rellenando un formulario y presentando tu pasaporte y dos fotografías tamaño carné. Todo residente extranjero está obligado por ley a llevar esta tarjeta siempre que salga de casa; y será imprescindible para realizar gestiones como contratar un teléfono, abrir una cuenta bancaria u obtener el carné de conducir. Si decides abandonar el país o estudiar en otro lugar deberás devolver esta tarjeta a la oficina de inmigración. Será también el momento idóneo para presentar el documento que necesitas para trabajar a tiempo parcial en Japón. Sin ese permiso, aunque seas poseedor de una visa de estudiante no se te permitirá realizar actividades pagadas.

Cuando llegas a Japón, junto a la Zairyū Card cada residente extranjero recibirá un numero personal, My number, asociado a la seguridad social y a los impuestos. Se te asignará este número una vez te registres en la oficina municipal más cercana a tu domicilio. Puedes pinchar aquí para saber más sobre el sistema de seguridad social japonés.

Asimismo, todos los que tengan una tarjeta de residencia en Japón y vivan en el país, incluyendo a estudiantes, deberán registrarse en la Pensión Nacional (国民年金 kokumin nenkin). Damos más información al respecto en nuestro artículo sobre el Sistema Nacional de Pensiones japonés.

Hombre esperando el tren

Cómo moverte por la ciudad

Pero no salgas todavía del aeropuerto, hay otro paso a tener en cuenta cuando llegas a Japón, y es que probablemente necesites yenes, y las oficinas de cambio de los bancos en Narita o Kansai, ofrecen unas tasas bastante razonables, incluso superiores a las de tu país de origen. También puedes pagar directamente con tu tarjeta de crédito no japonesa o sacar dinero en los cajeros automáticos de las oficinas postales o en la mayoría de las konbinis (7 Eleven, Lawson, Family Mart etc.), pero ten en cuenta que muchos comercios no aceptan pagos electrónicos y que también existe la posibilidad de que el cajero no lea tu tarjeta.

Hecho esto, ya puedes dirigirte a tu hotel o apartamento, y si eliges viajar en tren, te recomiendo que te hagas con una tarjeta prepago tipo PASMO/ SUICA. Básicamente se trata de una tarjeta recargable que te permitirá viajar sin tener que consultar el precio de cada trayecto, agilizando mucho más las cosas y evitándote dolores de cabeza innecesarios. Se pueden recargar en diferentes cantidades desde 1.000 a 10.000 yenes, previo pago de 500 yenes que se quedan como depósito.

Si planeas moverte durante el mes entre dos localizaciones, como tu casa y tu escuela, te puede interesar adquirir un bono mensual, trimestral o semestral (定期券 teikiken).

Mudarte a tu primera casa

Por último, desde Go! Go! Nihon te queremos dar una serie de ideas para que empieces a dar forma a tu nuevo hogar.

Normalmente, los apartamentos alquilados vienen sin amueblar, pero incluso si el tuyo viene con muebles vas a tener que realizar una pequeña inversión para poner tu apartamento a punto. Vas a necesitar equipar tu cocina con platos, cubiertos, vasos, y sin duda la opción más económica sera acudir a cualquiera de las tiendas todo a cien (100円ショップ hyaku en shop), como Daiso, Can Do o Seria. Allí te encontrarás con una gran variedad de productos para el hogar, limpieza, de oficina, que te pueden ser muy útiles y definitivamente la mejor opción cuando llegas.

Para comprar muebles puedes acercarte a cualquier Home Center, como Kohnan y Nitori, o la misma Ikea, que suele habilitar autobuses gratuitos que te llevan directamente a sus tiendas. Salen únicamente desde estaciones de autobuses cercanas y puedes consultar su localización en la página web de la multinacional sueca. Otra opción que puede resultar interesante es lo que se conoce como Sayonara Sale, gente que abandona el país y ponen en venta sus muebles, televisores, etc. mediante anuncios en páginas como Craiglist.

¿Crees que se te puede olvidar alguna de estas cosas antes de llegar a Japón? En ese caso te recomendamos que hagas una lista con lo más importante o simplemente guardes este artículo en tu navegador.

Para más artículos sobre la vida en Japón, sigue el blog de Go! Go! Nihon.