Cuando llegas a un país en el que la tecnología juega una parte tan importante en la vida diaria, lo que último que quieres es estar incomunicado. La clave principal a la hora de decidirte es, básicamente, el tiempo que vayas a estar estudiando en Japón.

Si quieres usar tu móvil nada más bajar del avión, puedes considerar conseguir un móvil japonés, pero la mejor opción es contratar para un par de semanas un terminal wifi portátil. Si haces una rápida búsqueda por internet, encontrarás muchas páginas que ofrecen este servicio, estas páginas también ofrecen tarjetas sim y/o terminales portátiles.

Puedes contratarlo antes de salir de tu país, siempre con al menos dos o tres días de antelación; si vienes en temporada alta como cuando florecen los cerezos en primavera, o en verano, es mejor que lo reserves con al menos una semana o diez días de antelación para asegurarte la disponibilidad del modelo que deseas. Suelen haber de varios tipos, dependiendo de la cobertura, cantidad de datos que vayas a gastar y cuántos terminales pueden conectarse a él, pero en general, para zonas urbanas suelen funcionar muy bien.

Estudios a corto plazo

Móviles japoneses de prepago

Para esta opción, Softbank es la única compañía que lo ofrece. Para conseguirlo, solamente tendrás que ir a una tienda oficial de Softbank (no las que se encuentran en las cadenas de tiendas de electrónica) y llevar contigo tu pasaporte. El precio suele rondar entre los 5000 y 7000 yen, pero esto también depende del tipo de modelo que quieras (cuanto más moderno más caro) y el plan que decidas. Recibir llamadas es gratis en estos móviles japoneses, pero hacerlas no es nada barato, las tarifas son de unos 90 yen por minuto. También puedes añadir por cierta cantidad mensual, la opción de enviar mensajes ilimitados. Puedes recargar el teléfono desde la página online, transferencia bancaria o comprando una tarjeta de prepago.

Aunque no siempre, tienes más probabilidades de encontrar personal que hable inglés en las tiendas situadas en Haraujuku/Omotesando, Akihabara/Yurakucho y Roppongi.

Tarjetas de prepago sólo de datos

B-mobile ofrece tarjetas SIM que ofrecen únicamente datos, por lo que no podrás hacer llamadas. Al igual que la mayoría de tarjetas de este tipo, no cuentan con una red propia si no que utilizan las de otras compañías, ésta en concreto la de Docomo, por eso tendrás que asegurarte de que tu móvil soporta la red apropiada para hacer uso de la SIM. Son una buena opción para estudiantes con teléfonos iPhone o Android liberados. Puedes pedirlas mediante la página web y que te lo envíen al lugar donde te alojarás, o también puedes ir directamente a centros como Yodobashi y comprarlas allí directamente.

Servicios de telefonía en Japón

Estudios a largo plazo

Suscribirte a una sim de contrato (como Softbank, Docomo, AU KDDI)

En Japón, es raro pagar de una vez el terminal móvil japonés. En lugar de eso, se hace un contrato de entre uno y dos años en el que eliges el plan que más se ajuste a lo que buscas. Si el modelo es reciente, tendrás que pagar mensualmente una parte del coste del teléfono (entre 1500 y 2500 yens al mes para un contrato de dos años), además de la cantidad mensual del plan por el que te hayas decidido, en algunos casos incluso tendrás que añadir el coste de las llamadas que hagas. Si el modelo de móvil es de los más antiguos, puede que no te cobren nada por él y lo consigas de manera gratuita. Hay muchos tipos de tarifas diferentes según cuanto el uso que le vayas a dar, si utilizarás mayormente datos o llamadas. Para cancelar el contrato antes del tiempo establecido, tendrás que pagar las tasas de los meses restantes o una sanción que puede ser muy elevada, por eso no es una opción que recomendemos a nuestros estudiantes.

Lo más básico para poder hacer el contrato es:

  1. La tarjeta de residencia
  2. Una cuenta en un banco japonés (en algunos casos aceptan tarjeta de crédito aunque no esté ligada a una cuenta bancaria japonesa)

Es probable, que dependiendo del contrato o compañía, te pidan algún documento más. Pero en ese caso el personal de la tienda te lo haría saber.

Tarjetas OMV (Operador móvil virtual)

Las OMV son empresas que no cuentan con red de cobertura propia y por ello utilizan las ya existentes de otras compañías para dar servicio a sus clientes, ejemplo de ellas son BIC SIM, DDM, etc.
Este tipo de tarjetas son más convenientes por dos razones: la económica, una tarjeta que incluya número de teléfono y datos puede costar la mitad que una de las de las grandes compañías; y la duración, porque se trata de contratos que puedes cancelar sin coste alguno mediante internet. Para poder contratarlo necesitarás una tarjeta de crédito o una cuenta de banco japonesa. Y para adquirirlas, puedes hacerlo desde la página web incluso antes de llegar a Japón, o en el caso de BIC SIM en los centros comerciales de BIC CAMERA, opción recomendada si quieres que te ayuden a activarla en el momento. Definitivamente una de las mejores opciones para conseguir un número de móvil japonés.

Recuerda: un dato que muy importante que debes tener a la hora de utilizar cualquier tarjeta es que tu móvil tiene que ser ’sim free’, tiene que estar liberado para poder funcionar con estas tarjetas.