Leo, sorprendido, que Japón es el tercer país del mundo con más vehículos en uso – con algo más de 77 millones – únicamente superado por Estados Unidos y China. El país nipón cuenta con una de las industrias del motor más importantes del mundo, con fabricantes tan potentes como Toyota, Nissan, Mitsubishi, Honda o Mazda, pero al mismo tiempo, es líder indiscutible – seguido de cerca únicamente por India – de los países con más pasajeros de tren del mundo, con una media de 9000 millones al año.

Su red de carreteras cubre 1,21 millones de kilómetros, una cifra nada desdeñable teniendo en cuenta que se trata de un país insular. Si bien, viajar en tren es muy cómodo en Japón, y si trabajas, es más que probable que tengas los desplazamientos entre tu casa y tu puesto de trabajo incluidos por contrato, disponer de un permiso de conducir en Japón te puede abrir una puerta a un sinfín de posibilidades.

Tanto si vienes a Japón como turista como si vienes para estudiar, o para quedarte un largo tiempo, vas a necesitar un permiso de conducción internacional, o bien, validar tu permiso nacional y así conseguir el permiso de conducir en Japón.

Permiso de conducción japonés

Permiso internacional de conducir en Japón

Así pues, la opción más fácil y más directa es la de obtener el permiso internacional de conducción en Japón. Este permiso es necesario para poder conducir de forma temporal – durante un año – por el territorio de países que no sean miembros de la Unión Europea, y que no hayan adoptado el modelo previsto en los convenios de Ginebra y/o Viena, como es el caso de Japón.

Se compone de 16 páginas, a modo de tríptico, e incluye hasta ocho idiomas diferentes. Para obtenerlo, hay que acudir a cualquier Jefatura Provincial de Tráfico, aportando el impreso oficial, el documento nacional de identidad, pasaporte o tarjeta de residencia en vigor, una fotografía vigente y pagar las tasas pertinentes – 10,10 euros, a día de hoy.

Permiso de conducir japonés

Si tu idea es quedarte en Japón por un tiempo más largo y eres de nacionalidad española, estás de enhorabuena porque podrás canjear tu carnet español y conseguir el permiso de conducir en Japón sin necesidad de volver a examinarte, cosa que no ocurre con otras nacionalidades.

Para realizar esta transformación, se necesitan presentar una serie de documentos:

  • Permiso de conducción español
  • Pasaporte
  • Certificado de residencia en Japón (住民票, Juuminhyou)
  • Traducción jurada de tu permiso de conducción
  • Dos fotografías de carnet

Además, debes demostrar que tras la obtención de tu permiso de conducir has vivido al menos 3 meses en el país donde lo obtuviste es decir, España en este caso. Te puede servir presentar algún pasaporte antiguo.

La traducción debe de estar impresa, no vale presentarla escrita a mano, y se necesita que una institución autorizada la emita o la valide. Tienes al menos dos opciones. Puedes acudir a la JAF – Japan Automobile Federation – donde realizarán ellos mismos la traducción jurada oficial por un módico precio (3000 yenes a día de hoy), o bien, si estás cerca de Tokyo, acercarte a la embajada española que validará la traducción que tú mismo previamente hayas redactado, cobrándote unas tasas incluso mayores – unos 4500 yenes. Está claro cuál es la opción más recomendable.

Con todos los papeles ya en la mano tendrás que acudir al centro de conducción (運転免 許試験場、untenmenkyoshikenjou) y seguir una serie de pasos. Primero, tras presentar lo anterior, deberás rellenar una serie de documentos – suelen tener formularios en diferentes idiomas, entre ellos el español – y contestar a una serie de preguntas como: ¿has conducido alguna vez en Japón sin carnet de conducir?, o ¿has conducido alguna vez sin carnet y habiendo bebido alcohol?

A continuación, tendrás que pasar un examen de vista, y entre una cosa y otra – es más que probable que tengas tiempo de espera – podrás aprovechar para pagar las tasas, unos 4000 yenes. Si todo está correcto, y el médico te da el visto bueno, podrás recoger tu permiso de conducción japonés, tras esperar unos 30 o 40 minutos y posar para la cámara que recogerá tu retrato para obtener tu permiso de conducir en Japón.

Lupin III vuela sobre un coche amarillo

Conducir por la izquierda

Mi experiencia tras conseguir el permiso de conducir en Japón se reduce a un par de ocasiones en las que alquilamos un coche para pasar el fin de semana, y la verdad es que al principio impone bastante. Por si conducir por el lado contrario no fuera suficientemente confuso, has de tener en cuenta que aquí la señalización no funciona exactamente igual, los semáforos tienen funciones diferentes y las incorporaciones a la carretera pueden ser muy confusas para un conductor español.

Los límites de velocidad son muy estrictos y acarrean multas o incluso la pérdida de tu permiso, así que no pises muy a fondo el acelerador. 
Cuando recibas tu nuevo carnet, recibirás un montón de información en español, con las normas de tráfico y señalización, así que, ¡no tengas miedo y lánzate a ello!

Ah, un consejo, prepara dinero en efectivo porque los peajes no son nada baratos.

Para más artículos sobre la vida en Japón, sigue el blog de Go! Go! Nihon.