Los japoneses pasan mucho tiempo fuera de casa, ya sea por la escuela o debido al trabajo. La vida es frenética, con largas sesiones de estudio, muchas fechas de entrega que respetar y largos trayectos en tren diarios.

Al igual que en la cultura occidental, la pausa para comer es un momento de salvación, un oasis en el que, aunque sea por poco rato, nos podemos relajar y recuperar el aliento. ¿Y qué hay mejor para ello que un bento japonés preparado con amor para cargar pilas?

¿Qué es un bento?

El bento (弁当), o obento, difiere de la idea que tenemos en Occidente de una fiambrera para el almuerzo. La primera caja de bento japonés se remonta al siglo XVI, y se trataba de un privilegio de las clases altas, las cuales la utilizaban para comer el almuerzo durante los hanami o para el té. Más adelante ganó popularidad entre los viajantes, que conservaban los alimentos en cajas de bambú trenzado que llevaban atadas a la cintura.

Con el paso del tiempo, las cajas de bento han ido evolucionando hasta convertirse en un elemento fundamental de la cultura gastronómica de Japón, y a día de hoy las hay de muchísima formas y materiales.

Su interior está dividido en varias partes con tal de tener separados los diferentes platos, pues un bento como es debido representa un almuerzo completo, con varios alimentos equilibrados. También se usan moldes de papel y otros separadores para evitar que la comida se mezcle. Dependiendo del modelo, la caja puede cerrarse con encajes, con tela elástica o con el furoshiki, un envoltorio cuadrado tradicional de tela.

La tradición dicta que el bento se prepara en casa, pero los puedes encontrar también ya preparados en supermercados, en los konbini o en tiendas especializadas; los que se venden en las estaciones, llamados ekiben (駅弁), han ganado mucha popularidad entre los trabajadores pendulares y los turistas.

La caja de bento de Totoro

Cómo preparar un bento japonés

Como ya se ha explicado anteriormente, el bento es un almuerzo completo y bien balanceado, pero también permite jugar mucho con la elección de los ingredientes y la presentación de los mismos. Es el caso del kyaraben (キャラ弁), donde se da una cierta forma a la comida para recrear la de algunos animales o personajes populares.

Con tal de dar un aspecto más atractivo a los ingredientes, puedes cortarlos con forma de estrella o de corazón, o bien usar los moldes específicos para ello, que se pueden encontrar fácilmente en las tiendas de todo a 100 yenes.

El alimento base sigue siendo el arroz, aunque puede sustituirse con algo complementario. Los ingredientes más empleados para el bento japonés son:

  • Carne o pesado, a menudo con forma de albóndigas, salchichas o bocaditos;
  • Encurtidos o verduras frescas o ya cocidas, como ensalada, brócolis, zanahorias y tomates cherry;
  • Tamagoyaki, la típica tortilla japonesa de sabor más dulce;
  • Ensalada de patata o de pasta;
  • Fruta, colocada en un contenedor aparte.

Algunos de estos ingredientes pueden encontrarse en porciones ya pensadas para el bento, a menudo congeladas.

Tienda de bento

El bento japonés perfecto

Los ingredientes y la composición son importantes, pero un bento perfecto depende también de la elección de la caja: las hay de todos los tipos, desde las más pequeñas y de plástico hasta a las de madera barnizada. Algunas están decoradas con motivos japoneses, mientras que en otras aparecen personajes de anime o de programas de televisión. ¡La variedad de formas y precios está servida!

Algunas cajas se venden junto con los palillos o los cubiertos, pero puedes decidir comprar otros que se adapten más a tus gustos. Una buena idea es comprar también un termo a juego, para tener siempre a tu disposición agua o té allá donde vayas.

¡No olvides llevar una pequeña bolsa donde guardar la caja! Algunas son, literalmente, bolsas frigoríficas para mantener el bento fresco, y también existen muchos modelos diferentes.

¿Tienes ganas de ir de picnic? Deja estar los bocadillos y prueba a aventurarte en la creación de un bento japonés: ¡fácil, divertido y con combinaciones infinitas!

Porque la comida tiene un sabor completamente distinto cuando se prepara con cura.

Para más artículos sobre la vida en Japón, sigue el blog de Go! Go! Nihon.