Alojarte con una host family en Japón, es decir quedarte en una familia de acogida, es una experiencia única. No solo porque te ayuda a mejorar el idioma mucho más rápidamente, también porque de esa manera puedes conocer aspectos de la vida diaria que no sería posible conocer de otra manera. Sin embargo, para disfrutar al máximo hay ciertas cosas que debes saber, y te las vamos a explicar a continuación.

Reglas

Aunque no nos referimos a reglas en el sentido estricto, cada familia tiene sus costumbres. No sólo la familia con la que te vayas a alojar, seguro que en tu casa también hay ciertas costumbres y reglas, que por lo general suelen ser de sentido común. En Japón suele haber varias bastante comunes.

Quitarse los zapatos

Tu host family en Japón, espera de ti que te descalces antes de entrar a la casa. Cuando accedes a la casa siempre hay un descansillo seguido de un pequeño escalón; este hueco, por decirlo de alguna manera, es para quitarse los zapatos, ya que así no arrastramos la suciedad de la calle hacia el interior de la casa. Eso no se aplica únicamente a las casas, incluso hay restaurante en los que al entrar deberás quitarte el calzado.

Como usar el baño

El baño japonés es otra experiencia que no te puedes perder. Lo primero es que a diferencia de los baños occidentales, el váter y la bañera suelen estar en habitaciones separadas. E incluso en las casas el váter suele de ser de los modernos que cuentan botones para limpiarse.

Es posible que la familia te invite a darte un baño, y que cuando entres encuentres la bañera llena de agua. No debes meterte directamente, lo primero es limpiarte el cuerpo fuera de ella. El suelo está preparado para que el agua vaya directamente al sumidero, así que la manera correcta de usarlo es lavarse bien fuera de la bañera, y cuando estás seguro de estar bien limpio y sin restos de jabón relajarte en el agua de la bañera.

Es importante seguir estos pasos porque, al igual que en los onsen y baños públicos, el agua de la bañera se comparte.

Puntualidad

Los japoneses valoran muchísimo la puntualidad. Por lo que tu host family en Japón esperará que respetes los horarios y seas puntual. Por ejemplo para la hora de la cena, o si te vas a encontrar con ellos en la estación o vais a realizar alguna actividad, no llegues tarde. Si vas a llegar tarde, y para que no se preocupen pensando que te puede haber pasado algo malo recuerda avisarles siempre, ¡más vale prevenir que curar!

Lleva un regalo

Esto no es una regla, pero es un consejo. Los japoneses tienen la costumbre de hacer pequeños regalos, y lo verás por ti mismo cuando estés aquí. Hay cientos de tiendas que venden recuerdos, en especial comida, ya preparados para repartir entre familia, amigos e incluso en el trabajo; así que si se van de viaje siempre acaban comprando algo. No tiene que ser algo caro, por ejemplo: vino, dulce de leche o chocolate. Con que sea de tu país darás muy buena impresión, tu host family en Japón quedará contentísima y ya te habrás hecho un pequeño hueco en la familia nada más llegar.

Además de todas estas costumbres puede que la host family en Japón con la que te alojes tenga sus propias reglas. Si quieres ser una más asegúrate de conocerlas y respetarlas.

Ventajas de vivir en una host family en Japón

No todo son normas y reglas, vivir con una familia japonesa también tiene sus ventajas, es toda una experiencia que no sería lo mismo si vivieses solo o en una casa compartida. Algunas de las ventajas son:

  • Pones en práctica todo lo que has estudiado en la escuela: en casa podrás comunicarte con la familia en japonés, esto no solo te ayuda a ejercitar el idioma, también aprendes vocabulario nuevo con la familia. Si estás preocupado porque cuando llegues a Japón lo harás sin ninguna base del idioma puedes quedarte tranquilo, las familias que se deciden a acoger a estudiantes extranjeros es porque están interesadas en la comunicación internacional, y harán todo lo posible por comunicarse contigo.
  • Profundizarás en tu conocimiento de la cultura japonesa. Quedarte con una familia te permite experimentar costumbres y partes de la cultura que no podrías hacer si te decidieses por otro tipo de alojamiento.
  • Degustar la cocina japonesa: la estancia en familia de acogida incluye desayuno y cena. Durante el tiempo que te alojes con la familia podrás probar diferentes tipos de comida, y que mejor que comida hecha en casa con ese toque familiar.
  • Tendrás una nueva familia en la otra parte del mundo. Las familias que se deciden a acoger a extranjeros son mucho más abiertas, y aunque no te quedes mucho tiempo te acogerán con los brazos abiertos como si fueras uno más. Seguro que cuando te vayas te echarán de menos.

Por todas estas razones, y aunque no te quedes mucho tiempo con ellos te recomendamos disfrutar de esta experiencia, tus primeros días en Japón no serán tan solitarios, tu dominio del idioma mejorará muy rápidamente y te llevarás contigo unos recuerdos inolvidables.

Si decides venir a estudiar no dudes en alojarte con una host family en Japón, Go! Go! Nihon te ayudará con todos los preparativos, ¡estamos seguros de que no te arrepentirás de ello!

Para más artículos sobre la vida en Japón, sigue el blog de Go! Go! Nihon.