No tengo dedos suficientes en las manos (y en los pies) para contar las veces que he leído o escuchado eso de «en Japón nos llevan años de ventaja». Aunque esto es una afirmación que no suelo compartir, he de reconocer que a nivel tecnológico, el país nipón siempre ha estado en los primeros puestos.

En la electrónica del día a día, sin duda, lo que más llama la atención a occidentales de todo el mundo es el inodoro electrónico japonés. El váter, vamos. Su panel de mandos, más complejo que el del Enterprise puede convertirse en una verdadera pesadilla, y la comodidad placentera en odiosa frustración. No te preocupes, te detallamos como manejarte entre tantos kanji y botones.

Un poquito de contexto

Antes de que te vengas arriba y me vengas con eso de la ventaja que nos llevan los nipones, te quiero recordar que el inodoro japonés tradicional, el washiki (和式, literal: al estilo japonés), sigue muy presente en la vida diaria. Si has estado alguna vez en Turquía puede que te venga algún recuerdo incómodo cada vez que haces una sentadilla. Sí, ese agujero incómodo en el suelo es prácticamente igual al washiki. Cada vez que te entre un apretón (de los gordos) y entres en un centro comercial que tenga ya unos años, rezarás por encontrarte con un váter de los nuestros. Muy común en países asiáticos se le conoce a nivel internacional como «squat toilet» (váter de sentadilla) por motivos obvios. Me duelen las piernas mientras escribo esto, debe de ser la edad.

Afortunadamente, durante el siglo XX al igual que ocurrió con el futón tradicional y la cama, Japón se ha ido actualizando y sustituyendo sus incómodos (aunque saludables) inodoros por los váteres al estilo occidental. La investigación de empresas como TOTO resultó fundamental para que los nipones, no solo puedan disfrutar de cómodos inodoros en sus casas, sino que además lo puedan hacer con un valor añadido tecnológico. Empezando por el washlette (ウォシュレット) o bidé electrónico.

Panel de control del inodoro japonés

Funcionamiento

Las características del inodoro electrónico japonés pueden variar según el váter y el modelo. Algunos retretes más avanzados incluyen, por ejemplo, la emisión de perfume o la posibilidad de generar ruido para enmascarar vergonzosas situaciones. El timing es importante, no vayas a presionar el botón y cuando tengas la atención de todo el mundo ganada, se escuche una ventosidad. Habrás conseguido todo lo contrario. Consejos a parte, este es el panel de control estándar y sus kanji más frecuentes.

Fase 1: Apertura

No es demasiado habitual en los baños públicos o de más común acceso, pero algunos inodoros electrónicos japoneses (al igual que las puertas de los taxis ) se pueden abrir solas. Equipados con sensores infrarrojos, estos amables inodoros se abrirán cuando entremos por la puerta o nos encontremos cerca de ellos. Si ves que no se levanta, no te preocupes, eres humano y tienes pulgares oponibles. Comprueba primero que no este sucia, en ese caso, mira alrededor. En las paredes de algunos retretes tendremos a nuestra disposición un spray para limpiar nosotros mismos el pony de porcelana.  En el caso de que tenga opción automática busca el siguiente kanji: 便 座 開, benza kaizei (literal:abrir y cerrar la tapa).

Fase 2: El acto

Llega el momento delicado de sentarse en la taza y si es invierno lo harás con mucho cuidado. Procedes a sentarte con delicadeza cuando, ¡oh dios mío! ¡el borde está caliente! Y no solo eso, sin o que además puedes controlar la temperatura a tu gusto presionando un botón (benza ondo,便座温度).  Sin duda, la mejor ventaja del inodoro japonés que echas mucho de menos cuando no la tienes.

Fase 3: Limpieza

Una vez completemos la misión número uno o la misión número dos, tendremos a nuestra disposición una serie de opciones complementarias.

  • Oshiri (お尻, sentarse/nalgas) para lavar la parte trasera.
  • Bide (ビデ, del francés“bidet”) para la limpieza de las zonas íntimas femeninas.
  • Kanso (乾燥, secar) pequeño secador, necesario para finalizar la limpieza.

Y la cosa no termina aquí, estas tres acciones básicas en cualquier inodoro electrónico japonés tecnológico son normalmente configurables. Con variables como:

  • La temperatura del agua (温水, onsui),
  • La posición del chorro (洗浄位置, senjo ichi)
  • La intensidad del chorro (洗浄強さ senjo tsuyosa o 水勢 suisei), ajustable con los comandos kyō (強, fuerte) y jyaku (弱, débil).

Tirar de la cadena en Japón

Fase 4: Conclusión

Ya solo quedará tirar de la cadena para no dejar ni rastro de nuestro paso. Y esto no siempre será tan sencillo. En algunas ocasiones deberemos colocar nuestra mano en un sensor infrarrojos, en otras tirar de una pequeña palanca, y en menor medida, simplemente abandonar la zona. Lo más probable es que nos encontremos con un botón con el kanji nagasu (流す, descargar/enjuagar).A menudo, con tal de ahorrar agua podremos elegir entre descargar más o menos cantidad según la gravedad de nuestra misión. Presionaremos los kanji 大 o 小, que significan “grande” y “pequeño”. Muy bien pensado.

Sobra decir que como reclutas patosos que somos cometeremos más de un error en nuestra misión. Es más que probable que confundamos un botón y se inicie una acción inesperada ¡Que no cunda el pánico, soldado! Tienes un botón salvavidas a tu disposición: 止 o 停止. Significa literalmente “detener», y si lo pulsas se cancelara cualquier acción y podrás volver a intentarlo.

Japón está lleno de pequeñas cosas que pueden hacer tu vida mucho más fácil y cómoda. Al principio puede ser duro, y el idioma, un grave inconveniente. Esperamos que esta pequeña guía te sea de ayuda y te sirva para quitarte el miedo y animarte a experimentar con las diferentes opciones. Recuerda, eso sí, que puede haber gente esperando tras la puerta…

Para más artículos sobre la vida en Japón, sigue el blog de Go! Go! Nihon.