Una vez la academia de idiomas mande el certificado de elegibilidad, solo queda acercarse al consulado o embajada japonesa del país de origen para solicitar el permiso de entrada al archipiélago japonés. Te contamos en este artículo todo lo que debes saber sobre los últimos trámites para residir en Japón como ciudadano extranjero.

El permiso de entrada y el aterrizaje en Japón 

Para residir en Japón y obtener el permiso de entrada en Japón será necesario entregar el pasaporte, una foto igual o muy parecida a la del pasaporte y el certificado de elegibilidad. Hay que cerciorarse que el pasaporte tiene una vigencia de, al menos, 6 meses. Además, nos pedirán rellenar un formulario de solicitud que puede encontrarse en las mismas oficinas del consulado y embajada o descargarse por internet. Las autoridades consulares suelen tardar dos días hábiles para tramitar dicho permiso así que habrá que esperar, un poco más.

Tener en cuenta que el documento entregado por parte del consulado o embajada japonesa NO es la visa de estudiante. Su apariencia, grande y brillante puede inducir al error pero, simplemente, se trata del permiso de entrada a Japón. Este documento, que deberá entregarse junto al pasaporte a las autoridades de inmigración del aeropuerto de entrada al país asiático, indica que el propietario es apto para entrar a Japón. La visa de estudiante empieza en el momento de pisar suelo japonés y tendrá la duración especificada en el certificado de elegibilidad, esto será el tiempo que podrás residir en Japón.

Puertas de inmigración en Japón

Trámites en el aeropuerto 

Después de un largo viaje, alrededor de 15 horas desde España, aún quedarán un par de trámites que cumplir para convertirnos en ciudadanos extranjeros de pleno derecho en Japón. Habrá que pasar por los controles de aduanas y de inmigración. Hay que diferenciar entre uno y otro ya que se ocupan de temas distintos y tienen su propio protocolo.

Control de inmigración

El primer control a superar será el de inmigración, departamento encargado de controlar qué ciudadanos entran en el país, con qué finalidad y hasta cuándo. El procedimiento a seguir es el siguiente:

  • Antes de aterrizar, en el avión, los tripulantes y azafates de vuelo reparten unos formularios (pueden encontrarse también en la cola para pasar el control de inmigración) donde indicar los datos personales, el motivo de la visita a Japón, el numero de vuelo de llegada y de regreso, la fecha de salida del país, lugar de alojamiento, cantidad de dinero en efectivo y una declaración jurada aceptando el cumplimiento de todas las reglas que rigen la convivencia del país asiático.
  • Después de esperar un rato en la cola habrá que entregar el pasaporte junto con el formulario anterior y el permiso de entrada en Japón al inspector de inmigración correspondiente. Este lo revisará, contrastará y escaneará para comprobar que todo está en orden.
  • El mismo funcionario procederá a tomar las huellas dactilares de los dedos índice de cada mano a través de unos sensores debajo de una pantalla. El objetivo de este procedimiento es el de cotejar las huellas dactilares con las de personas buscadas por las autoridades niponas y/o que no son gratas de entrar en el país. Durante el mismo procedimiento, el monitor sacará una fotografía del solicitante de ingreso en Japón. Asegúrate de esbozar la mejor de las sonrisas.
  • Si todo está correcto, el pasaporte será devuelto con parte del formulario grapado en él, y podrás residir en Japón.

Control de aduanas 

El paso siguiente será recoger las maletas y acercarse al control de aduanas. La finalidad de este trámite será la de conseguir que las autoridades niponas den el permiso de entrada en Japón al equipaje. Es decir, comprobar que no se quieren entrar al país objetos prohibidos. Los funcionarios de este departamento volverán a solicitar toda la documentación antes mostrada junto a un impreso, previamente entregado en el avión, donde se declara todo aquello que va a introducirse en el país asiático.

Existe una extensa lista de objetos no admitidos entre los cuales destacan explosivos, armas, drogas o pornografía, entre muchos otros. El tabaco, alcohol o perfume será permitido siempre y cuando no exceda al peso o volumen estipulado. Se tratarán a parte medicinas, plantas, animales, coches o cosméticos.

En uno de mis últimos viajes a Japón, los funcionarios de aduanas registraron todo mi equipaje y me interrogaron para conocer cada uno de los objetos que pretendía entrar al país. Hay que estar preparado para este tipo de situaciones. Ten en cuenta que cualquier funcionario de aduanas puede retener parte o la totalidad del equipaje incluso registrar a su portador en busca de drogas, por ejemplo.

La intención de las autoridades japonesas es la de agilizar todo este proceso que, a día de hoy, aún puede demorarse dos o tres horas. Hay que tener paciencia y pensar que se trata del último paso para residir en Japón y convertirse en ciudadano extranjero de pleno derecho en tierras niponas. ¡Bienvenidos al país del sol naciente!

Para más artículos sobre la vida en Japón, sigue el blog de Go! Go! Nihon.