A diferencia de la mayor parte de occidente, en el sureste asiático (especialmente en China, Corea y Japón) usan un amplio abanico de reverencias para saludarse. En este artículo nos centraremos en la reverencia japonesa, hablaremos de su origen, los tipos que existen, sus diferentes usos y alguna que otra curiosidad.

Qué son y cuál es su origen

Tanto en Japón como en Corea del Sur cuando dos o más personas se saludan, lo hacen a través de los Ojigi (お辞儀), reverencias que, según el grado de inclinación que toma el cuerpo, mostrará con mayor o menor medida el nivel de formalidad de la situación.

Aunque el origen de la reverencia japonesa es incierto, se cree que en algún momento durante el siglo VI d. C ya se usaba, y se introdujo con la llegada del budismo proveniente directamente de China a través de la península coreana, considerando las reverencias una manera de mostrar el estatus social de la persona. La persona, mediante este tipo de saludo, se agachaba mostrando su respeto realzando el estatus del otro, a la vez que se mostraba desde una posición inferior.

Una mujer en kimono se inclina

Pasos a seguir

Cuando vamos a realizar una reverencia en Japón, hemos de seguir una serie de sencillos pasos. Primero, hemos de permanecer en pie, juntar las piernas y colocar las manos a los lados manteniendo una postura firme pero no demasiado rígida. El lugar más habitual para colocarlas es sobre las caderas.

Tras mirar brevemente a nuestro anfitrión, realizaremos una inclinación hacia él según sea la situación en la que nos encontremos. Si la reverencia es para pedir perdón, intentaremos mantenernos inclinados más tiempo que si se trata tan sólo de un saludo. Es importante doblar la espalda formando un arco, pero sin ser muy pronunciado.

Al terminar, volveremos a nuestra posición original y diremos algunas palabras. El vocabulario para esta situación es amplio, pero podemos limitarnos a un ありがとうございます arigatou gozaimasu (muchas gracias).

Tipos de reverencia japonesa

Tipos de reverencias

Básicamente, hay tres tipos de reverencias japonesas: 会釈 eshaku (saludo) , 敬礼 keirei (inclinación) y 最敬礼 saikeirei (reverencia de respeto).

El eshaku se realiza con una inclinación de quince grados, y se usa como saludo sencillo para alguien de tu mismo rango o estatus social.

El keirei, de treinta grados inclinando tu cuerpo, es un tipo de reverencia que se realiza mostrando respeto hacia una persona que está por encima tuyo (¡nunca con familiares o amigos!). Sería el equivalente occidental del saludo militar o el saludo para los negocios.

Finalmente, el saikeirei es una reverencia de cuarenta y cinco grados, evolución de la anterior, donde se muestra el gran respeto que tenemos hacia el anfitrión. Se suele usar cuando el interlocutor tiene que pedir perdón por algo que ha hecho.

Dentro de la reverencia japonesa también existe un saludo sencillo, que consiste simplemente en una ligera inclinación de cabeza (de unos cinco grados) que equivaldría a nuestro apretón de manos y se suele usar o bien cuando no se tiene tiempo, o para amigos de confianza. Un ejemplo de lo interiorizadas que están las reverencias entre los japoneses, es el hecho de que muchos hombres de negocios siguen inclinándose cuando hablan con un superior suyo por teléfono, pese a que su interlocutor no pueda verles.

Para finalizar, existe el 土下座 dogeza (postrarse en el suelo). Tal como indica el nombre, es una reverencia en la cual la persona se sienta en el suelo sobre sus rodillas, inclinándose hasta que su frente toca con el suelo. Se utiliza cuando la situación es tan difícil de solucionar, que no hay otra opción que usarla, como por ejemplo durante la comparecencia de un directivo tras la quiebra de su empresa, o una catástrofe natural cuyos efectos podrían haber sido minimizados.

La courbette dogeza

Curiosidades

El arte de las reverencias japonesas es de suma importancia. Dominarla es una de las tareas que todo trabajador nuevo en una empresa, o dependiente en un comercio, debe perfeccionar de cara a los clientes y al resto de sus compañeros y superiores. Incluso los niños ya a temprana edad aprenden en la escuela la forma correcta de realizarlas como si se tratara de una asignatura más.

Aunque no hay reverencias limitadas solamente a los hombres o a las mujeres, sí que existen algunas diferencias entre ambos sexos. Mientras los hombres mantienen las manos a los lados, las mujeres suelen juntar las manos hacia adelante y colocar la punta de los dedos apuntando a una zona un poco más abajo del ombligo.

El mundo de los negocios en Japón puede ser complejo, pero muchas empresas han optado por el estrechar las manos durante las presentaciones, por lo que no deberíamos preocuparnos sobre la etiqueta japonesa, a menos de que para nuestro anfitrión sea la primera vez que trabaja con un extranjero.

Para más artículos sobre la vida y la cultura en Japón, sigue el blog de Go! Go! Nihon.