Los saludos son parte importante de la interacción social en cualquier cultura del mundo. Los que nacimos en países latinos sabemos muy bien de su importancia. Japón es un país mucho más frío en cuanto a relaciones sociales que países como España, pero curiosamente el aisatsu (挨拶) es fundamental y se enseña en las escuelas desde los tres años.

Como ya he comentado en alguna ocasión, Japón asienta todo su funcionamiento en torno a una serie de convenciones sociales. Todos reman en la misma dirección y el lenguaje es el aceite que engrasa la máquina. Lo bonito del aisatsu y que lo diferencia de otras culturas es su carácter ceremonial y su integración en el día a día.

A diferencia de otros idiomas los saludos en japonés requieren de un pequeño juego entre emisor y receptor. Una palabra o frase se ha de contestar con otra y nada más que otra, y su uso, aunque se vuelve rutinario, puede resumir muchos conceptos en un sólo término. Luego indagaré un poquito sobre este tema que me parece muy interesante.

Las principales diferencias

Hablando con alumnos de diferentes edades o con mis compañeros de trabajo durante todos estos años, me he dado cuenta que una de las cosas que más les sorprende del inglés o del español es el uso del aisatsu. Por ejemplo en España podemos saludar a alguien de muchas maneras: ¡hola! ¡ey! ¿qué pasa? ¿qué tal? ¿cómo va? ¡hombre! ¡buenas! ¡buenos días! ¡buenas tardes! ¡buenas noches!, pero en el idioma japonés no existe tanta variedad, ni mucho menos. Saludarse se limita a un konnichiwa  (こんにちは) durante el día, que aunque se utiliza como ¡hola! significa literalmente ¿cómo va el día?, un konbanwa (si el saludo se produce por la tarde) y ya está.

Por supuesto, se pueden dar los buenos días a primera hora de la mañana con ohayou gozaimasu (おはようございます) y las buenas noches, antes de dormir, con oyasumi nasai, pero no existe tanta variedad para preocuparse con el interlocutor salvo genki desu ka (元気ですか) «¿qué tal?, literalmente ¿estás sano/a?». Por contra, como decía antes, los nipones se sorprenden de que no tengamos frases hechas para recibir o despedir a familiares y amigos que entran en una habitación o de que demos las gracias antes y después de comer.

La otra principal diferencia es el contacto físico. Olvídate de los grandes abrazos, sacudidas de mano (salvo en casos especiales) y por supuesto de los besos en la mejilla salvo que la persona que tengas en frente esté perfectamente familiarizada con ellos.

Saludos en japonés

Los saludos en japonés más frecuentes

Voy a hacer un breve repaso por los saludos más habituales que escucharás cada día durante su estancia en Japón. Lo voy a hacer dividiéndolos en tres grupos, como por ejemplo : saludos de respuesta libre o de repetición, saludos con respuesta predefinida y saludos sin respuesta o de una dirección. Vamos allá.

1. Los saludos y despedidas por repetición o de respuesta libre

Los saludos que no requieren de una respuesta concreta y que pueden ser contestados utilizando la misma palabra se producen siempre en un primer encuentro. Son los citados anteriormente ohayou gozaimasu, konnichiwa, konbanwa y oyasumi nasai. Si se quiere ser educado, lo normal es responder repitiendo exactamente lo mismo.

Según el grado de familiaridad, podremos prescindir de gozaimasu y de nasai. Así pues con amigos y familiares lo más natural será decir ohayou y oyasumi a secas. Algo similar ocurre con las despedidas. El doblaje español de Arnold Schwarzenegger en Terminator 2 acercó a muchos españoles la palabra sayonara en el año 91. La despedida nipona por excelencia, sin embargo suele estar relegada a situaciones muy específicas. Principalmente dos, en el ámbito formal con desconocidos o gente que esté por encima en una escala social (también en el ámbito escolar o divulgativo) y en menor medida para referirse a despedidas a largo término.

Entre amigos y familiares lo más normal es utilizar bye-bye (バイバイ),  jaane (じゃあね), dewa (では) o mata ne (またね). Jaane y dewa vendrían a ser algo así como ¡venga! ¡ale pues! mientras que mata ne sería el equivalente a nuestro «hasta luego» y mata kondo (またこんど) «hasta la próxima». Existen otras formas de despedirse más antiguas y que están prácticamente en desuso como gokigenyō (ごきげんよう) o saraba  (さらば) que podremos escuchar en más de una película o dorama con guerreros samurái.

2. Los saludos con respuesta predefinida

Este es el grupo más interesante entre los saludos en japonés y que dan sentido a toda la entrada. Establecen un código entre interlocutores y como decía al principio pueden transmitir muchos sentimientos con muy poco texto. Aunque es cierto que en algunos casos se utilizan por pura cordialidad (y en otras tantas por compromiso), este tipo de saludo es un reflejo directo del funcionamiento de la sociedad nipona y son clave para aprender a comunicarnos en ella.

Los japoneses no son especialmente conocidos por expresar sus sentimientos (de hecho más bien por todo lo contrario) pero tadaima (ただいま) y okaeri nasai (お帰りなさい) con tan sólo una palabra pueden expresar una gran calidez. Tadaima significa literalmente «ahora mismo» pero se puede traducir como «ya estoy en casa», y lógicamente se utiliza cuando regresas a casa o incluso a tu puesto de trabajo. La forma de responder es siempre la misma. Okaeri nasai u okaeri (si hay confianza). Cuando una persona sale de casa suele decir ittekimasu (いってきます) que quiere decir «me voy y vuelvo» y recibe como respuesta itterasshai que significa literalmente «ve y vuelve», y puede ir acompañado de ki o tsukete  (気をつけて), «ve con cuidado». Otra frase muy utilizada a diario y fundamental dentro de los saludos en japonés del ámbito laboral es otsukaresama desu (お疲れ様です).  Incluye el verbo tsukareru (疲れる) que se puede traducir como «cansarse» o «estar cansado». Su significado global es algo más complejo, como decía el introducción un par de palabras pueden resumir un concepto más amplio y este es un perfecto ejemplo.

Te voy a poner en situación. Cuando me dispongo a salir de mi oficina y todavía queda gente dentro digo en voz alta osaki desu (お先です) una versión alternativa de osaki ni shitsurei shimasu (お先に失礼します) cuyo significado es «disculpad que salga antes que ustedes». La respuesta natural es el citado otsukaresama desu o lo que es lo mismo «debes de estar cansado después de trabajar duro». En definitiva reconocer el esfuerzo de los compañeros y apoyarse de forma mutua. Otsukaresama se puede utilizar después de cualquier actividad que requiera de un esfuerzo pero sin duda es en la oficina y en los puestos de trabajo donde su uso es más frecuente. Existe también una frase con difícil traducción pero muy fácil de entender.

Osewa ni natte orimasu (お世話になっております) significa algo así como «me convierto en objeto de su cuidado», aunque se puede traducir también como «le agradezco de antemano el apoyo depositado». Se utiliza mucho en el terreno laboral, en el mundo de los negocios y por supuesto en el educativo. Es algo que los padres dicen a los profesores que a partir de ese momento se harán cargo de sus hijos. La respuesta natural es otra interesante acepción, yoroshiku onegai shimasu (よろしくお願いします), un comodín de la lengua nipona que se utiliza cientos de veces a diario. De difícil traducción, en este contexto sería algo así como «hagámoslo juntos lo mejor posible».

3. Los saludos y despedidas sin respuesta

Cuando utilicemos el teléfono en Japón escucharemos muchas veces moshi, moshi (もしもし). Viene del verbo mōsu (申す), una alternativa formal del verbo iu (言う), «decir.» Esta forma de saludar a un receptor que todavía permanece anónimo recuerda mucho a nuestro «dígame» o al francés «allô». Este saludo no requiere de una respuesta determinada, funciona únicamente como rompehielos, para transmitir a la otra persona que hay alguien al otro lado de la línea. Se puede responder con hai (はい) «sí» seguido de la información pertinente, o simplemente ir al grano sin responder nada en concreto.

Para dar la bienvenida existen dos formas también muy utilizadas dentro del gran abanico de saludos en japonés, yōkoso (ようこそ) e irasshaimase (いらっしゃいませ). La primera se utiliza para dar la bienvenida de forma general, por ejemplo en el aeropuerto para recibir a familiares o amigos que vienen de lejos. Es el equivalente a nuestro «bienvenido/a». Por otra parte, irasshaimase tiene un significado similar «bienvenido/a «o «gracias por venir» pero se utiliza exclusivamente en establecimientos o restaurantes. No requiere ninguna respuesta, pero eso no frena a los trabajadores a repetirlo cientos de veces durante el día a viva voz. Es más, forma parte del manual y hacerlo con energía es sinónimo de calidad y de compromiso con la empresa.

Por último, quiero destacar una despedida muy habitual del ambiente sanitario odaiji ni (お大事に). Es la versión corta de odaiji ni nasatte kudasai (お大事になさってください), significa «espero que te mejores» o «cuídate» y la escucharemos cuando salgamos de cualquier clínica u hospital.

Como ves, los saludos en japonés o aisatsu son un elemento primordial dentro de la convivencia en Japón y es conveniente familiarizarse con ellos. Te voy a dar, sin embargo, un último consejo. Un comodín que te puede sacar victorioso/a de cualquier situación. Si no sabes que contestar, no tienes más que agachar un poco la cabeza y hacer una pequeña reverencia. El interlocutor entenderá perfectamente que respetas su  mensaje y aunque no puedas cerrarlo correctamente no te faltará educación ni buenos modales.

Para más artículos sobre el idioma japonés, sigue el blog de Go! Go! Nihon.