La animación japonesa es uno de los mayores atractivos turísticos y culturales del país nipón. Es una gran industria que tiene como uno de sus mayores exponentes las películas producidas por el famoso Estudio Ghibli. En estas obras se representan mundos mágicos con los que muchos fans sueñan con ir alguna vez en su vida. Pero, a pesar de que estas criaturas fantásticas no puedan encontrarse en el Japón real, en Tokio existe un museo dedicado a este universo tan único y especial: el Museo Ghibli, situado en Mitaka. El visitante podrá adentrarse en un espacio donde encontrará las recreaciones de los personajes más carismáticos de las obras de Ghibli y de las aventuras más emocionantes de sus películas. Se trata de un lugar en el que reina la magia. Así que, ¡prepárate para un viaje de ensueño por el Museo Ghibli!

On the way to Ghibli Museum

Cómo llegar 

Desde Mitaka Station, la más cercana al museo, hay varias formas de llegar hasta allí una vez que sales de la estación de tren.

La primera opción es el autobús. Hay uno que te lleva directamente desde el sur de la estación hasta el museo por tan solo 320 yenes. Aunque no se trata del mítico Gatobús, se diferencia fácilmente del resto de autobuses porque el exterior está decorado con personajes de las películas de Ghibli.

La segunda opción es ir a pie. La distancia es la misma tanto si se va desde Mitaka Station como si se va de Kichijoji Station. Sin embargo, el camino que lleva desde Mitaka Station resulta mucho más entrañable y divertida de pasear, porque las indicaciones que te llevan al museo están inspiradas en Mi Vecino Totoro. Como puedes ver, la fantasía de Ghibli se siente incluso antes de entrar al museo.

Big Totoro at the entrance of the Ghibli Museum

La magia comienza

Enseguida sabrás que has encontrado el museo cuando veas en la entrada a un Totoro gigante. Puedes hacerte cuantas fotos quieras con él antes de entrar. Así que, ¡aprovecha! No se puede decir todos los días que has podido conocer al mismísimo Totoro en persona.

Además, te recomendamos hacerte muchas fotos en la entrada, porque en el interior del museo no está permitido hacerlo. Aun así, merece la pena ver el museo con tus propios ojos y poniendo todos tus sentidos en cada rincón de él.

El exterior del museo está cubierto con plantas de muchos colores, lo que le aporta ese toque tan característico de las películas de Ghibli al lugar. Una vez en el interior, puedes ver algunos cortometrajes producidos por Estudios Ghibli que no han salido nunca a la luz y que solamente se pueden ver en el museo. Duran unos 15 minutos y, aunque no tienen subtítulos, las historias se pueden seguir con cierta facilidad aunque no hables japonés. Además, los cortometrajes van rotando. Con lo cual, si visitas el museo más de una vez, puedes ver diferentes obras sin repetir nunca ninguno.

Aparte de los cortometrajes, los tickets en sí también son especiales. Cada ticket representa una pequeña cinta de película de tres pasajes de alguna película de Ghibli. Así que puedes comparar la tuya con la de tus amigos, intentar adivinar a qué película corresponde tu entrada y tener un ticket único e irrepetible.

Neko bus image from the movie

Un mundo de fantasía

Después de contemplar las maravillas del exterior del museo, puedes comenzar la visita desde la planta baja, justo después de terminar de ver el cortometraje inicial. A la derecha, hay una sala que está a oscuras, donde se exhiben diferentes pasajes de algunas animaciones usando diferentes técnicas, como la tradicional proyección o el zoótropo 3D. Esto te permite conocer los distintos métodos que se pueden emplear en la animación de una forma única.

Después, puedes visitar algunos lugares muy peculiares del museo que le dan un encanto aún más especial. Por ejemplo, la cafetería «El Sombrero de Paja» (Strat Hat café), cuyo menú tiene temática Ghibli. Si vas con niños, hay una sala de juego Gatobús, que tiene un pequeño Gatobús donde los niños pueden jugar. Además, está rodeado de muchas bolitas de hollín.

También hay una tienda Mamma Aiuto (Mamma Aiuto shop), ambientada en la película de Porco Rosso, y una sala de lectura Tri Hawks (Tri Hawks Reading room) donde hay libros en japonés con los que poder practicar el idioma.

En la primera planta, te adentras de lleno en el mundo de Miyazaki. Hay muchas salas que parecen estudios de animación y el espacio personal de Miyazaki. Si te interesa el dibujo y la animación, entonces esta parte será tu favorita, ya que hay bocetos y pinturas en las paredes y en todas partes. Hay pinceles, lápices y demás utensilios, así como estantes llenos de libros de storyboards. Es un espacio que te hace sentir como si estuvieras en la cabeza de Miyazaki y tú formaras parte de su próxima creación. Podrías pasarte horas allí sin que apenas te dieras cuenta.

Después hay exhibiciones temporales. Estas van cambiando cada poco tiempo, así que comprueba el que se esté llevando a cabo durante el periodo en el que quieras ir. Las temáticas son de lo más variopintas. Por ejemplo, en este momento hay una exhibición sobre los platos de comida más populares de las películas de Ghibli; la proyección de un cortometraje exclusivo dirigido por Miyazaki, y una exposición en la que se explica la importancia del color en las producciones de Ghibli.

Una vez que hayas visitado todo el museo, te recomendamos dar un paseo por el tranquilo parque que rodea el museo. En él se encuentra el robot gigante de El Castillo Ambulante erigiéndose en el centro del parque.

En definitiva, seguramente, en cuanto entres, ya no querrás irte de allí.

Giant statue of Castle in the Sky

Cómo y dónde comprar los tickets

Una vez que hayas decidido cuándo ir, tendrás que comprar los tickets con cierta antelación, porque las entradas vuelan y no se pueden comprar en la entrada del museo.

Go! Go! Nihon reserva las entradas por ti si participas en una de nuestras Escapadas de Estudios. La mayoría de cursos incluyen una visita al Museo Ghibli, el cual resulta una experiencia inolvidable para cualquier fan del famoso estudio de animación.

Si los compras desde el extranjero, deberás hacerlo desde la página del Grupo JTB o desde alguna similar. En la página oficial del Museo Ghibli aparecen los enlaces en los que podrás comprarlos, dependiendo del país en el que vivas. Los tickets para los próximos cuatro meses se encuentran disponibles desde el día 1 del primer mes. Así que, por ejemplo, los tickets de enero a abril se pueden comprar a partir del 1 de enero.

Si estás en Japón, puedes comprarlos en la tienda Lawson. Allí están disponibles desde el día 10 del mes anterior. Con lo cual, si quieres ir en enero, tienes que comprarlos el 10 de diciembre.

Entonces, ahora que ya has comprado los tickets, sabes cómo ir y a dónde ir, ¿a qué estás esperando para adentrarte en un viaje de ensueño por el Museo Ghibli?

Para más artículos sobre la cultura y la vida en Japón, sigue el blog de Go! Go! Nihon.