Cuando viajas a cualquier parte del mundo, es importante pensar en lo que se está metiendo en la maleta, en lo que se puede y no se puede llevar al país. Japón no es una excepción, por lo que hemos elaborado una lista de cosas que no puedes traer a Japón.

Medicamentos

Llevar medicamentos a Japón puede ser algo delicado, ya que existen restricciones en las cantidades, y algunos artículos podría parecer que está bien llevarlos, pero en realidad no. Este asunto en particular es tan complejo que hemos escrito un artículo que habla exclusivamente de este tema.

Ham

Comida 

Al igual que en la mayoría de países, también hay muchos alimentos que debes incluir en la lista de cosas que no puedes traer a Japón.

No se permite traer frutas ni verduras frescas. Esto debería ser obvio, pero dado que el precio de estos artículos en Japón es bastante alto, entendemos que puedas querer traerte algo. Uno de los artículos prohibidos más específicos es la carne. Esto no se limita a la carne que esté cruda o preparada en un recipiente, sino también a los que estén envasados al vacío. Esta es una regla bastante amplia que abarca elementos como la cecina de res y se está aplicando con mayor dureza ahora, por lo que te recomendamos que ni siquiera lo intentes.

Hay algunas excepciones si tienes un certificado de inspección para estos artículos, pero es poco probable que lo consigas, por lo que se prohíbe básicamente cualquier alimento natural. Recomendamos que, en lugar de eso, te centres en traerte dulces y aperitivos de tu país como omiyage (お土産, recuerdo) durante tu estancia en Japón. 

Dinero

Lógicamente está permitido traer dinero a Japón. Seguramente sabrás que Japón sigue siendo una sociedad basada en el dinero en efectivo y es probable que te hayan recomendado traer una cantidad razonable de efectivo y de tarjetas de crédito para pagar las cosas. Esto es cierto, pero hay un límite en la cantidad de efectivo que puedes traer al país antes de declararlo. El límite es de 100 000 000 yenes, lo que equivale a unos 7 000 libras o 9 500 dólares. Si bien es poco probable que lleves tanto dinero encima durante tus vacaciones, algunas personas podrían intentar traerse este dinero si vienen a estudiar a Japón a largo plazo. En su lugar, te recomendamos utilizar tarjetas de crédito o una tarjeta internacional para que puedas sacar dinero cuando lo necesites. Es es más práctico y conveniente.

Purse

Artículos falsificados 

No creemos que los estudiantes que vengan a Japón tengan pensado comerciar en el mercado negro, pero pensamos que vale la pena mencionarlo. Si un funcionario de aduanas cree que estás trayendo artículos a Japón que son falsos, te los confiscarán. Incluso tratándose de solamente uno o dos artículos, si consideran que se está violando la propiedad intelectual de otra persona, es ilegal. Así que ten cuidado, porque podrás pensar que esa chaqueta que te has comprado en el mercado te queda estupendamente, pero si es falsificada, podría durar poco tiempo en tus manos.

Objetos prohibidos 

Ya se ha hablado de algunos artículos que están prohibidos, pero hay otros artículos estándar en la lista que verás que están prohibidos en la mayoría de países. Estos incluyen, pero no se limitan a:

  • Drogas
  • Armas
  • Explosivos
  • Precursores de armas químicas
  • Artículos que pueden dañar la moral del país

Excepciones

Hay muchos artículos que están prohibidos, pero siempre dentro de lo razonable y muchos de ellos entran también dentro de la categoría de efectos personales. Con lo cual, en definitiva, estas limitaciones se reducen a cantidades. Las cantidades se actualizan a menudo, por lo que es mejor que consultes esta página para conocer las limitaciones actuales. Uno de los factores más importantes que tienes que tener en cuenta es el coste de estos artículos, puesto que los efectos personales que entran en esta categoría no deben tener un valor conjunto de más de 200 000 yenes.

Así que, ahora que ya sabes las cosas que no puedes traerte a Japón, ya puedes estar listo para tu viaje o mudanza. Solamente necesitas una lista con las cosas que sí te puedes llevar y que no se te pueden olvidar.

Traducido por María del Carmen Baena Lupiáñez [Original]