Nos adentramos en el mundo del reciclaje en Japón

Tiempo de lectura: 4 minutos

Si todavía eres de los que lo tira todo a la basura en vez de intentar separarla, entonces tenemos una noticia para ti: la situación ecológica de nuestro planeta no está pasando por su mejor momento, así que necesitamos hacer algo al respecto. Quizás este no sea el mejor lugar ni el mejor artículo para dar una charla sobre lo importante que es el reciclaje, pero lo que sí podemos decir es esto: ¡recicla! El reciclaje en Japón puede suponer un poco más de tiempo y esfuerzo, pero necesitamos salvar de algún modo al planeta al que llamamos hogar. Así que, ¡allá vamos!

Las reglas para el reciclaje en Japón son un poco traicioneras y varían dependiendo de la ciudad. Te puede llevar un poco de tiempo acostumbrarte, pero así la basura está más ordenada, las calles más limpias y el medio ambiente más a salvo. En España tenemos por lo general contenedores amarillos para depositar plásticos y latas, el contenedor azul para el papel y el cartón, y el verde para el vidrio. Sin embargo, el sistema de reciclaje en Japón es mucho más meticuloso y ligeramente diferente al español.

Reciclaje en Japón

Separación de la basura 

Cuando hablamos de reciclaje en Japón, siempre se hace teniendo en cuenta que cada ciudad tiene sus propias reglas. Algunas son más permisivas y otras muy, pero que muy estrictas (hasta el punto de que tengas que escribir tu nombre en la bolsa de basura y, si no la has separado bien, te la llevan a la puerta de tu casa para que la vuelvas a reciclar correctamente).

La información que os mostramos a continuación es un ejemplo del sistema de reciclaje de la isla de Tanegashima, en la prefectura de Kagoshima. En otras ciudades como Tokio las reglas pueden variar un poco, pero todas siguen más o menos el mismo patrón. Cuando te mudes, es importante que te dirijas a la oficina del distrito o al ayuntamiento más cercano (lo cual hay que hacer sí o sí para registrarse y hacer todo el papeleo correspondiente) e informarte sobre la vida en ese barrio. Dentro de toda esa información que recibirás, también estará la de cómo reciclar.

  • Empecemos por el papel. Normalmente el papel se divide en papel de periódico, cartón y otros papeles. Apílalos y júntalos todos en paquetes ordenados. Asegúrate también de romper y aplanar el cartón. Las instrucciones de los laterales de los paquetes de zumos y de leche te muestran cómo desmontarlos (no olvides que los tapones de plástico se reciclan por separado).
  • Dentro de la categoría de papeles también se incluyen revistas y folletos de colores. Átalos y sepáralos del resto de papeles.
  • Las botellas se separan por colores: claros, marrones y otros. Cada uno va en su propio contenedor o bolsa transparente.
  • Las latas de acero y de aluminio también van por separado.
  • Las botellas hechas con PET (por ejemplo, botellas de agua y envases de bebidas) tienen su propia bolsa.
  • Retira las etiquetas y recicla los tapones por separado.
  • La espuma de poliestireno, las baterías y las luces tienen todas su propio contenedor.
  • Los objetos afilados, como cuchillos y otras herramientas, se deben envolver y etiquetar con mucho cuidado.
  • Mete todo lo demás en una bolsa que no se pueda quemar. Estas bolsas las puedes comprar en una tienda de conveniencia.
  • Por último, separa la basura inflamable.

No todas las ciudades siguen exactamente estas mismas normas. El sistema de reciclaje en Japón no tiene unas reglas que siga todo el mundo por igual y que lo abarque todo, así que comprueba cómo se hace en tu barrio cuando te mudes.

Contenedores de basura

En Japón, cada barrio tiene asignados sus propios lugares para depositar la basura. Los japoneses quieren mantener sus calles limpias, así que por eso existen áreas específicas para este propósito. En la oficina de tu distrito podrás encontrar información sobre dónde debes llevar la basura. Por lo general, estos lugares no se encuentran muy lejos de donde vives y no son difíciles de encontrar. Si te fijas, verás que hay días en los que se amontonan bolsas de basura dentro de redes de colores o jaulas para protegerlas de animales como cuervos o ciervos (aunque no lo parezca, esto puede ser un problema en algunos lugares). También habrá días en los que verás tirados solamente un tipo de basura muy concreto. Por ejemplo, todos los martes se sacan las latas de aluminio, y los jueves las botellas de PET.

Los artículos de mayor tamaño, como estanterías o mesas, son muy fáciles de reciclar. Solamente tienes que ir a la tienda de conveniencia más cercana, comprar una etiqueta de “chatarra” (廃棄, haiki) y colocarla en el punto de reciclaje asignado. Cuando llegue el momento, los basureros vendrán con un camión para hacer el resto del trabajo por ti. Repito: esto puede variar dependiendo del lugar. En ciudades más grandes, a veces los residentes tienen que pagar camiones especializados para recoger artículos grandes o electrónicos.

Últimas observaciones

Antes de reciclar algo, lávalo y mételo en la bolsa correspondiente. Puede ser un poco engorroso, pero así estará todo mucho más limpio, no olerá, y facilitarás la labor de reciclaje.

Recuerda quitar los tapones y las etiquetas de las botellas de PET y separar el acero de las latas de aluminio. Puede llegar a ser un verdadero fastidio, pero es tu deber como ciudadano hacerlo, por el bien del futuro de este planeta y por las generaciones que están aún por venir. Quizás esto suene un poco cursi, pero un pequeño gesto puede servir de mucha ayuda. Ahora que ya lo sabes todo sobre el reciclaje en Japón, tan solo te queda ponerlo en práctica. ¡Tú puedes!

Reciclaje en Japón

¡Únete a la campaña de reciclaje en Japón (aunque no quieras, no te queda otra) y pon de tu parte! Puedes encontrar más información útil en la sección de nuestro blog sobre la vida en Japón. Y si quieres estudiar en Japón, no dudes en contactar con Go! Go! Nihon!

Traducido por María del Carmen Baena Lupiáñez [Original]

Comparte este artículo