Has elegido la escuela en la que quieres estudiar y has rellenado la solicitud. Ahora solamente te queda reservar el billete de vuelo y encontrar un lugar donde vivir, pero ¿qué opciones de alojamiento hay en Japón? ¿Cómo elegir y organizarlo todo? Bueno, aquí es donde nosotros te podemos ayudar.

Al igual que cuando te mudas a cualquier otro nuevo país, tienes que pensar en muchas cosas y organizar el alojamiento: enterarse de lo que es el depósito de llave (¿el qué?), cuáles son el resto de depósitos a pagar, los tipos de contrato, cuánto cuestan los muebles, así como muchos otros gastos que llevan mucho tiempo y esfuerzo entender si no has leído nada sobre ellos antes.

Las ventajas de utilizar un servicio como el que te ofrecemos en Go! Go! Nihon para conocer las opciones de alojamiento en Japón son enormes, y pueden ahorrarte un montón de tiempo y dinero.

Costes iniciales 

Uno de los factores más confusos y frustrantes cuando buscamos alojamiento son los costes de entrada. Al alquilar un apartamento o una casa compartida japonesa, a veces nos encontramos con gastos adicionales inesperados, sin contar con el depósito. Está el depósito de llave, el regalo para el agente y otro para el propietario, el depósito en sí y, en ocasiones, también una tarifa de registro.

Si usas un servicio como el nuestro puedes evitar tener que pagar hasta casi seis meses de alquiler por adelantado. Seguramente muchos de los socios con los que trabajamos pidan tarifa de registro (además del alquiler y de los servicios públicos que tengas que pagar), pero eso es todo. Tener un precio de entrada tan económico hace que comenzar una nueva vida en Japón sea un poco menos estresante.

Flexibilidad

Nosotros estamos asociados con agencias de todo tipo en cada ciudad donde tenemos convenio con escuelas. Esto quiere decir que podemos ofrecerte opciones de alojamiento en Japón que están relativamente cerca de donde empezarás a estudiar. Además, como hacemos de intermediarios, no tendrías que preocuparte todavía por tener que comunicarte en japonés. Nosotros podemos hacer las negociaciones y encontrar buenas ofertas y descuentos para ti.

Asimismo, podrás elegir entre tener un contrato a corto o a largo plazo, lo que más te convenga. También hay para elegir casas compartidas que son solamente para mujeres y alojamientos tanto amueblados como sin amueblar, así que no debes preocuparte por nada. 

Tomando notas

Apartamento vs. casa compartida vs. familias de acogida

La decisión más importante que deberás tomar será la del tipo de alojamiento en el que te gustaría hospedarte. Aquí te explicamos algunos de los pros y los contras que encontrarás en cada uno de ellos.

Apartamento

Pros: podrás hacer lo que quieras con ese espacio exclusivo para ti. No tendrás que preocuparte por molestar a los demás (aunque tengas que ser respetuoso con los vecinos), y podrás cocinar o hacer la colada cuando quieras.

Contras: como ya te podrás imaginar, muchos apartamentos en Japón son bastante pequeños, así que lo más probable es que tu piso solamente tenga un dormitorio y otra habitación más, como mucho. Además, como también tendrás que ocuparte de todos los gastos, a lo mejor tienes que irte a una zona un poco más alejada de la ciudad para encontrar un apartamento decente.

Casa compartida

Pros: podrás tener vida social en cualquier momento. Dispondrás de tu propia habitación, aunque los baños, la cocina y la sala de estar sean compartidos. Será una gran oportunidad para relacionarte con las demás personas que vivan en la casa y para conocer a gente procedente de todos los rincones del mundo. Las tareas de limpieza también serán compartidas, así que no tendrás que preocuparte por hacerlo todo tú solo.

Contras: todo lo anterior también puede ser negativo. Habrá gente que no ponga de su parte y habrá quien limpie y haga más tareas que los demás. También puede que tengas que lidiar con compañeros de casa ruidosos o irrespetuosos, lo cual puede ser un fastidio si te gusta tener tu propio espacio. La mayoría de las veces esto no sucede y los compañeros de casa suelen ser buenos, pero no está de más saber también que esto es, al fin y al cabo, cuestión de suerte.

Familias de acogida

Pros: aprenderás cómo viven realmente los japoneses y adquirirás un conocimiento más profundo de la cultura que tanto amas. También podrás probar y hacer cosas que quizás no se te habían pasado ni siquiera por la cabeza antes. Quedarte en una familia de acogida también es una buena opción si tiendes a sentirte algo nostálgico. Tener una familia que te cuide puede ayudarte a sentirte más seguro y bien recibido cuando eches de menos tu hogar.

Contras: cuando vives bajo el mismo techo de otra persona, tienes que seguir sus reglas. Esto quiere decir que quizás tengas que estar en casa para cenar a una hora decente y que no siempre puedas ir y venir como te plazca, para no ser grosero ni molestar a nadie. Si eres una persona muy independiente, entonces esta no es la mejor opción para ti.

Ahora que ya sabes un poco más sobre por dónde empezar a buscar las mejores opciones de alojamiento en Japón, ¿por qué no ayudarte a instalarte? Será mucho menos complicado y también una de las formas más baratas de vivir en Tokio y en otras ciudades. Visita nuestra página de alojamientos para encontrar tu nuevo hogar.

Si quieres saber más sobre la vida en Japón, visita nuestro blog para conocer todo lo que necesitas saber sobre Japón.

Traducido por María del Carmen Baena Lupiáñez [Original]