El servicio ferroviario funciona como un reloj suizo. Millones de personas utilizan a diario un sinfín de líneas que recorren todo el país, y de forma casi invisible, sustentan el devenir de la economía nacional. Ahora bien, no es un servicio barato y alternativas como el autobús nocturno en Japón nos ayudan a ahorrar. Normalmente, las empresas incluyen los gastos de transporte dentro del sueldo de cada trabajador pero si queremos subir al tren en nuestro tiempo libre tenemos que rascar el bolsillo.

Los turistas que vienen a Japón tienen mucha suerte. No sólo por tener la posibilidad de visitar un país tan interesante como este sino por el trato especial que reciben por parte de la compañía ferroviaria estatal, JR. Existe un pase especial, llamado el Japan Rail Pass que funciona durante el tiempo contratado (desde una semana) como una especie de tarifa plana. El turista podrá tomar todos los trenes que necesite a lo largo y ancho del territorio nacional, con alguna excepción, ahorrándose una cantidad importante de yenes en el proceso. Los envidio con toda mi alma. Ahora bien, hay casos especiales de turistas que no necesitan un pase de estas características. Un solo viaje de Tokyo a Osaka quizás no compensa el gasto.

Por supuesto, los residentes no siempre podemos permitirnos viajar en Shinkansen (tren bala), y tomar un tren regular puede llevar el día entero con la considerable pérdida de tiempo. Hace un par de años, me surgió la necesidad de viajar a Tokio desde Kobe, donde resido, para tomar unas fotos que necesitaba para incluir en mi primer libro. Cuando estaba haciendo números, y calculando el tiempo que necesitaba, una compañera de trabajo me contó que su marido trabajaba en Tokio y que regresaba a casa todos los viernes por la noche. Así fue como tomé mi primer autobús nocturno en Japón, y que decir que fue una decisión magnífica.

Dormir en un autobus

Las ventajas de viajar de noche

Tras escuchar el testimonio de mi compañera rápidamente fui a mirar precios, y ciertamente el ahorro era considerable. Un viaje de ida y vuelta desde Kobe a Tokio sale por unos 28.000 yenes (unos 215 euros con el cambio actual) mientras que el viaje en bus nocturno arranca desde los 5000 yenes. Reconozco que tenía dudas. Normalmente los viajes en autobús son incómodos y así es como imaginé que sería el trayecto en un autobús nocturno en Japón. Cuesta conciliar el sueño, si mides metro ochenta como yo (o más) no sabes donde meter las piernas, según el trayecto puede que te entren mareos y por supuesto, siempre existe el riesgo de accidente si viajas por carretera.

Para mi sorpresa cuando llegué a la estación de Sannomiya y subí al bus me encontré con un panorama totalmente diferente. Los asientos estaban más cerca de unas cómodas sillas diseñadas para gamers que de los habituales sillones de tortura. Había mucho espacio para las piernas y por si fuera poco, la mitad de los asientos terminaron vacíos por lo que los afortunados viajeros todavía fuimos más anchos a nuestro destino. Viajar en autobús nocturno en Japón tiene también otra importante ventaja. Te ahorras el hotel siempre que regreses a tu ciudad o base de operaciones el mismo día. En mi caso salí de mi ciudad a las diez de la noche y besé el suelo de Tokio a las 6.45 de la mañana.

Durante el largo trayecto me dio tiempo de leer, ver algún episodio de alguna serie en Netflix y dormir unas cinco o seis horas, interrumpidas eso sí, por las necesarias paradas para cambiar el agua al canario, tomar café y otros vicios humanos. Un valor añadido que te permite comprar souvenirs de diferentes regiones japonesas y conocer de primera mano como son las áreas de servicio niponas, mucho más interesantes y divertidas que las españolas. Llegar tan temprano a Tokio fue también una experiencia interesante. Recorrer las calles de Shinjuku medio vacías y comprobar como al poco tiempo una verdadera marabunta de salarymen invade la calzada. Otra ventaja de viajar en estas condiciones es que te encuentras a más gente como tú, que viaja sola. Gente joven (que viaja a Disneyland o a Universal Studios, por ejemplo) y por supuesto extranjeros como tú con telarañas en los bolsillos. No es mi caso porque soy un lobo solitario, pero es mucho más probable que puedas conocer a gente interesante, a futuros amigos o compañeros de viaje, viajando de esta forma.

asientos en un bus willer

Mucho donde elegir

Son muchas las compañías que ofrecen servicios de autobús nocturno en Japón, pero las más importantes y conocidas entre los extranjeros son Willer Express y el portal Japanbuslines.com. En ambas encontrarás toda la información en inglés, podrás utilizar tarjetas de crédito internacionales, y personalizar tu viaje de una forma clara y sencilla.

Algunos trayectos arrancan desde cifras realmente bajas (Osaka-Tokyo desde 1.600 yenes u Osaka-Fukuoka desde 3600) y los números crecen según la opción de asiento que elijamos. Podrás elegir entre autobuses con filas de dos asientos (dos asientos, pasillo central y dos asientos más) o entre autobuses con tan solo tres sillones por fila. Existe también una versión ejecutiva con tan solo dos asientos por fila, casi casi como viajar en limusina. Todos los asientos son reclinables y suelen incluir una toma de corriente para cargar el teléfono móvil o cualquier otro aparato electrónico que queramos utilizar.

Como curiosidad, existe también el servicio de autobús nocturno exclusivo para mujeres. Yo viajé con Willer Express y elegí el plan normal (cuatro asientos por fila) y como dije antes me pareció bastante cómodo. El sillón viene acompañado de una especie de toldo (como si de un carrito de bebé se tratara) para meter la cabeza cual mariposa que sale de su capullo y descansar algo más recogido. Algunos servicios más costosos incluyen retrete dentro del autobús o verdaderas habitaciones individuales donde descansar como un señor. ¿Os atreveríais a viajar con un autobús nocturno en Japón?

Para más artículos sobre la vida en Japón, sigue el blog de Go! Go! Nihon.