El anime de los 80 en España supuso un cambio generacional importante. Aunque bien es cierto que la mayoría de estos animes los veríamos en España en la década de los 90. La diferencia entre el tono y géneros con la generación anterior es considerable.

En la década de los 70 y 80 la animación japonesa ya tenía un pequeño hueco en los hogares españoles. Nuestros padres crecieron con un anime un tanto descafeinado, de carácter afable y temas familiares. Algo que, salvo contadas excepciones, como Mazinger Z, se mantuvo a lo largo de la mayoría de la década de los 80. 

Pero en los 90 llegaron las televisiones privadas como Antena 3 y Telecinco, que seguía el mismo modelo que el Canal Cinque italiano. Unido a los canales autonómicos, los tubos catódicos de la época escupían entretenimiento animado en diversidad de franjas horarias. Sin desmerecer la infancia de nadie, no tuvo el mismo impacto crecer con Heidi que con Vegeta. Los patios del recreo de cada época tuvieron que ser muy diferentes.

Sin más rodeos, echémosle un vistazo a los animes de los 80 en España que más influencia tuvieron en la juventud. Si no llegase a ser por ellos, muchos quizá no estuviéramos en Japón ahora mismo. 

Anime de los 80 en España, Caballeros del Zodiaco

Caballeros del Zodiaco ( 聖闘士星矢, Seinto Seiya

Quizá sea el anime más ochentero que se ha visto en España. Sus personajes parecían sacados directamente de bandas del Glam Rock de la misma época. Se dice que el título de la serie lo censuraron desde Francia. Quizá por mezclar el término “santo” con la violencia gratuita. Ya en el primer capítulo se podía ver la amputación de una oreja, fruto de un manotazo cósmico.

El caso es que zodiaco lo había, y el cambio en el nombre no nos impidió ser testigos de su increíble acción y de los dramáticos momentos que marcaron hitos en la historia del anime. En especial, la reanimación de Hyoga mediante el calor corporal de Shun. Lo que pasa en la Casa de Libra… se queda en la casa de Libra. 

Su violencia, la posibilidad de amar un personaje que te representase mediante el signo del horóscopo, el increíble merchandising con ultra-articuladas figuras de acción… Tenía todos los elementos para ser uno de los animes de los 80 que más triunfase en España. Y así fue. No hay que irse muy lejos en el tiempo para encontrar verdaderos fanáticos de la serie animada japonesa. 

Ranma ½ (らんま½ – Ranma Nibun-no-Ichi)

Rumiko Takahashi es una de las más míticas creadoras del país del sol naciente. En el año 2019 ganó el prestigioso premio a toda una carrera del festival de cómic de Angulema. No es de extrañar, pues era poseedora de una forma de narrar que gustaba tanto a chicos como chicas. De su pluma nacieron personajes como Lamù (うる星やつら – Urusei Yatsura) o Inuyasha (犬夜叉). Pero la generación de los 80 en España la reconoce principalmente por la adaptación al anime de Ranma ½ .

Una serie de artes marciales con personajes capaces de transformarse en animales al contacto con el agua. A excepción del propio Ranma, que simplemente cambiaba de sexo. Se emitía en horario de mañana a pesar de hacer gala de una picardía nunca antes vista. Muchos pre-adolescentes vieron sincronizado su despertar sexual con los líos en las aguas termales de Ryoga y compañía. Evidentemente, no estuvo exenta de polémica. El titular de este artículo de 1995 del periódico El País lo dice todo: “Ranma ofrece a los niños sexo y violencia”.

Lupin III (ルパン三世 – Rupan Sansei)

Nacido del lápiz de Monkey Punch, Lupin III no es otro que el nieto del ladrón francés del mismo nombre creado por Maurice Leblanc. Un personaje que, a pesar de haber nacido en la década de los 60, tiene un carisma tal que aún día de hoy no ha cesado la producción de películas y series de animación. Muy celebrado es el largo escrito y dirigido por el famoso creador de Studio Ghibli Hayao Miyazaki, el Castillo de Cagliostro.

Otro anime de carácter adulto, con una femme fatale que a pesar de ser parte del grupo protagonista, muchas veces engañaba al ladrón para quedarse con todo el botín. Fue otro de esos animes que se emitía en la mañana de los fines de semana. Y uno de las muchos animes de los 80 en España que vieron los nombres de sus personajes “españolizados”. Por ejemplo, el pistolero Jigen Daisuke terminó llamándose Óscar. 

Como nota curiosa, desde España nos apropiamos de la canción de introducción italiana de Lupin y se la pusimos a otro anime. ¿Adivinas cuál?

Anime de los 80 en España

Bésame Licia (愛してナイト – Aishite Naito)

Adaptado del manga de Kaoru Tada, cuenta la historia de Licia. Una joven que trabaja en el restaurante de okonomiyaki de su padre en la ciudad de Osaka. Un buen día se encuentra con un niño huérfano y su gato Juliano. El niño tiene un hermano que luce un tupé que recuerda a una tapa de bravas y canta en una banda de rock. Así da comienzo la que probablemente sea la primera historia de amor groupie que se ha podido ver en el anime. 

En Italia tuvo tanto éxito que los propietarios de los derechos, Fininvest, encargaron a los japoneses una segunda parte. Ante la negativa, los italianos decidieron crear su propia versión con personajes de carne y hueso.

Mi favorito de la serie siempre fue Borja. Un músico teclista, adinerado y dueño de una melena casi tan fabulosa como la de Afrodita de Piscis de los Caballeros del Zodiaco. 

Doraemon (ドラえもん)

Doraemon es una de esos animes atemporales que se han emitido en España en cadenas autonómicas y privadas sin descanso. A pesar de estar dirigido a un público infantil, varias generaciones crecieron con el gato desorejado. Se trata de uno de esos animes de los 80 que trajo a España géneros y personajes nunca antes vistos. Por primera vez teníamos un protagonista que era un absoluto perdedor. Muy alejado de los héroes a los que los más jóvenes gustaban imitar. 

No se puede hablar de Doraemon sin mencionar la leyenda urbana que se originó en torno a la serie. A diferencia de muchos de los animes que llegaron a España, Doraemon no disponía de una trama horizontal. Ante la ausencia de cualquier atisbo de una conclusión, en la calle empezó a crecer el rumor que decía que en el último episodio de Doraemon Nobita despertaba de un coma con un peluche del gato a su lado. Todo había sido un sueño.

Desde fuera de Japón muchas veces se critica que los japoneses son fríos y no expresan sus sentimientos. Pero a la hora de adaptar la canción de Doraemon  que en castellano se traduce de forma casi literal se cambia la parte del estribillo en la que se dice “Te quiero mucho, Doraemon”(とても大好き、ドラえもん) por “Tu siempre ganas, Doraemon”.  ¿Censura? Desde luego las familias japonesas no tenían ningún problema con que sus hijos tuvieran sentimientos hacia el gato cósmico. 

El broche encantado (魔法の天使 – Mahō no Tenshi Kurīmī Mami)

Cuenta la historia de una niña de 10 años que un buen día descubre una aeronave en el horizonte. Después de ayudar a su tripulante, este le hace entrega de, además de dos gatos para su protección, una varita mágica que la convierte en una adolescente. Esta nueva vida de magia le confiere, entre otras cosas, la habilidad del canto. De este modo, comienza una carrera en el mundo idol, salpicado de aventuras. 

Un anime dirigido a las más pequeñas con una temática e iconografía pop puramente japonesas. Un regalo de Telecinco para ir abriendo boca y esperar a totémicos shoujos de la década siguiente como serían Marmalade Boy (ママレード·ボーイ – Mamarēdo Bōi), Kare Kano (彼氏彼女の事情 – Kareshi Kanojo no Jijō), o, más cercanos en su magia a este “Broche encantado”, Sailor Moon (美少女戦士セーラームーン – Bishōjo Senshi Sērā Mūn).

Anime de los 80 en España

Anime deportivo 

Otro de los géneros del anime que tuvo su particular boom en los 80. Introducía las típicas tramas juveniles de amistad y romance en el escenario competitivo del deporte. De este modo, en España pudimos disfrutar de animes como Juana y Sergio (アタッカーYou! – Atakkā Yū!), ambientado en el mundo del volley ball, o Cinturon negro (YAWARA!) con una judoka como protagonista que en España llamaríamos Ginger. 

Mención especial merece el ínclito Chicho Terremoto (ダッシュ勝平 – Dash Kappei). Un adolescente de medio metro cuya motivación para unirse al equipo de baloncesto del instituto era verle las bragas a su entrenadora. Su peor enemigo: un perro de la raza boxer que vestía calzoncillos y soñaba con casarse con su dueña, Rosa. Qué mejor serie para acompañar la merienda.  

Pero ninguno de estos animes llegó a ser tan influyente como Oliver y Benji, conocido en el resto del mundo como Captain Tsubasa (キャプテン翼 – Kyaputen Tsubasa). Contaba con los héroes de la animación japonesa más fáciles de emular en el patio del recreo. ¿Quién no intentó alguna vez la catapulta infernal de los hermanos Derrick?

Dragon Ball (ドラゴンボール – Doragon Bōru)

La serie más importante del anime de los 80 en España no es otra que Dragon Ball. O Bola de Dragón, Dragoi Bola, As Bolas Maxicas, o Bola de Drac. Se podría escribir y escribir, pero particularmente fascinante es la historia del doblaje de esta serie en el territorio español.

Muchos se burlan del doblaje de Dragon Ball, sobre todo de los nombres de los personajes y de las técnicas de combate. Pero hay que recordar que se produjeron cinco doblajes para las diferentes lenguas del territorio: castellano, gallego, catalán, euskera y valenciano.

Cuando se acabó la primera temporada, el canal autonómico de Andalucía, Canal Sur, fue el encargado de doblar la segunda remesa de episodios al español. Lo hicieron tomando como referencia la versión gallega, que, a su vez, fue doblada a partir de la versión francesa. De este modo, muchas traducciones parecían venidas del famoso juego infantil “el teléfono escacharrado”. 

Así fue como desde el japonés hasta el castellano, pasando por el francés y el gallego, la técnica del Kame Hame pasó a llamarse Onda vital. Algo que la comunidad latina de YouTube siempre nos recriminará. Al menos podemos presumir de ser el primer país hispanoparlante en transmitir la serie. 

¿Sabías que Kamehameha fue un rey Hawaiano? Al parecer fue la mujer de Akira Toriyama quien bautizó la técnica. No es de extrañar conociendo el amor que los nipones tienen por Hawaii. 

Y tú, ¿con cuál de las 5 versiones del opening de Bola de Dragón te quedas? Aquí, en Japón, es muy frecuente cantar el Cha-La Head-Cha-La en las noches de Karaoke.

Si quieres sorprender a tus amigos japoneses cantando en el karaoke la versión de tu región, ponte en contacto con nosotros y te guiaremos paso a paso en los trámites para iniciar tu nueva vida en Japón. 

¡Y no olvides pasarte de vez en cuando por el blog de Go! Go! Nihon para leer más sobre anime y otros aspectos de la cultura japonesa!