La historia de la ceremonia del té en el archipiélago japonés se remonta a varios cientos de años. Aunque hoy en día está considerado como parte de la cultura japonesa más tradicional, aún hay muchos japoneses interesados en esta actividad. Incluso algunos extranjeros pueden también aprender un poco más sobre la cultura japonesa.

Orígenes de la ceremonia del té 

La llamada ceremonia del té sadô (茶道) o chanoyu (茶の湯), que significa literalmente «la ruta del té», es un arte tradicional emblemático dentro de la cultura japonesa, fundamentalmente relacionado con el saber estar japonés.

La ceremonia del té permite dar la bienvenida a los invitados y crear un espacio de paz y armonía entre los presentes. Por lo tanto, este ritual no es solamente una recepción meramente física de los invitados a casa, sino que también supone una conexión espiritual con ellos.

De hecho, antes de ser visto como un acto de hospitalidad, la ceremonia del té se consideraba un medio para perfeccionar la concentración. Por eso fue tan popular entre los samuráis y los monjes budistas, para los que el esteticismo codificado era una parte importante para mantener el rigor necesario para realizar sus actividades.

Este arte tiene una larga tradición espiritual. Después de su viaje a China, e intrigado por este ritual, el monje japonés Eisai Myōan trajo a Japón lo que más tarde se conocería como el matcha, y que se hizo muy popular incluso entre los samuráis por sus propiedades terapéuticas.

El creciente interés del té llevó a los japoneses a estudiar la mejor manera de cultivarlo, pero con el tiempo se convirtió en un producto exclusivo para los aristócratas. Los nobles se divertían con las competiciones, llamadas tōcha (闘茶), que consistían en adivinar el origen de las hojas del té, haciendo que la bebida perdiera su uso medicinal.

La ceremonia del té, tal y como la conocemos hoy en día, se debe al monje Murata Jukō, el cual hizo desaparecer del té esa reputación de pasatiempo para ricos y sentó las bases de un ritual más espiritual. Este estilo, llamado wabi, sería retomado por los monjes Taken Joo, quien introdujo la costumbre de colocar los utensilios del té directamente sobre la estera, y Sen no Rikyuu, el cual se convirtió en el primer maestro de la ceremonia del té en Japón, y cuyos preceptos basados en el zen siguen aún en vigor en las diferentes escuelas en las que se aprende este arte tan particular.

Bol empleado en la ceremonia del té

La estética japonesa en la ceremonia del té 

Debido a su origen espiritual, la ceremonia del té está profundamente arraigada a la cultura japonesa.

Este ritual refleja valores muy importantes, y también la forma de entender la hospitalidad japonesa. Su implementación debe traer paz y serenidad de espíritu a todos sus participantes.

Para ello, este ritual se basa en cuatro principios inherentes a la ruta del té (敬清寂 keisei) desarrolladas por el propio Sen no Rikyuu:

  • La armonía (和), tanto por la coordinación de los colores utilizados, que varía según la estación del año, como por los sentimientos de los participantes;
  • El respeto (敬) de los individuos presentes y de las reglas del ritual, que deben seguirse al pie de la letra;
  • La pureza (清), es decir, la simplicidad de los gestos involucrados en el ritual;
  • La tranquilidad (寂) que se establece a medida que avanza la ceremonia.

Debido a la simplicidad de sus gestos y utensilios, la ceremonia del té también refleja otro precepto importante dentro de la cultura japonesa: el wabi-sabi (寂). Estrechamente relacionado con el budismo zen, el wabi-sabi es un concepto estético caracterizado por el gusto por lo efímero y la sencillez.

Les ustensiles utilisés dans la cérémonie du thé

Participar en la ceremonia del té

Aunque el proceso de la ceremonia del té varía en función de las diferentes escuelas de pensamiento que la practican, suelen aparecer ciertos patrones en todos ellos.

La primera etapa de la ceremonia del té es muy espiritual. Básicamente, implica que los invitados vacíen la mente de cualquier pensamiento negativo y que se preparen espiritualmente para recibir los beneficios de la ceremonia caminando por el sendero hacia la casa del té, el roji (路地).

Una vez llegados a la casa del té, los invitados deben purificarse físicamente lavándose las manos, y deben descalzarse antes de entrar al local.

La ceremonia del té puede durar hasta cuatro horas. Por lo general, está precedida por una comida tradicional, el kaiseki, y termina con saludos entre los participantes. Entre estos dos momentos, los invitados no pueden salir de la casa del té.

Cuando termina la comida, el maestro del té toca el gong cinco veces para pedirle a los invitados que entren en la sala donde tendrá lugar la ceremonia. Estos deben sentarse en seiza (con las nalgas pegadas a los talones) y esperar pacientemente a que empiece el ritual.

Una vez instalados, el maestro del té limpia todos los utensilios que se van a usar. Todo debe ser purificado a fondo antes de que empiece todo el ritual. Normalmente, el té utilizado suele ser matcha. Una vez preparado por el maestro, este se lo servirá al primer invitado (por lo general, el invitado principal), quien lo aceptará con ambas manos antes de probarlo.

La degustación en sí también está codificada, ya que el invitado debe girar su tazón dos veces hacia la derecha antes de llevárselo a los labios. Así, los cuencos se pasan de invitado en invitado.

Aunque esto es tan solo un breve resumen de este ritual tan complejo, también debes saber que hay ceremonias más sencillas en las que los extranjeros pueden participar, y donde cada paso se explica uno por uno para permitir la inmersión del participante en el ritual. Estas ceremonias duran aproximadamente una hora. Cada invitado tiene su propia taza, y los wagashi (los dulces japoneses) se distribuyen entre los participantes para mitigar la amargura del primer sorbo de té.

Si tú también quieres participar en una de estas ceremonias, en muchas casas del té en Kioto ofrecen demostraciones o ceremonias cortas. En Tokio también hay algunos eventos culturales organizados por la ciudad donde va a tener lugar la ceremonia.

En cualquier caso, si eres un estudiante que ha venido a Japón gracias a Go! Go! Nihon, puedes participar en uno de nuestros cursos de idiomas a través de StudyTrip, donde también está incluido un taller sobre la ceremonia del té.