Si visitas Japón no puedes perderte Kamakura, una ciudad costera repleta de historia, templos sintoístas y santuarios. Es un lugar idóneo para visitar en cualquier época del año y está a tan solo una hora de Tokio, convirtiéndola en una de las excursiones más típicas para todos aquellos que pasan por la capital nipona.

Historia de Kamakura

En 1192, la ciudad de Kamakura fue el centro político de Japón gracias a Minamoto Yoritomo, un shōgun (将軍), equivalente a un comandante del ejército en Occidente. Como consecuencia, durante 141 años Japón vivió el “Período Kamakura”, la primera era del gobierno militar en el país.

Muchos elementos de la cultura japonesa tales como el budismo, los samurai, el harakiri ( 腹切り el ritual del destripamiento para morir con honor) y la ceremonia del té, provienen de esta era.

Tras el fin del Período Kamakura, la ciudad empezó a prosperar como un destino turístico debido a sus numerosos templos, balnearios, casas de campo y a su entorno natural rodeado de mar y bosques. Yasunari Kawabata, ganador del Nobel de Literatura en 1968, escogió esta localidad para residir y escribió muchas obras inspirado por sus paisajes.

Cómo moverse en Kamakura

A pesar de su cercanía con Tokio, la ciudad de Kamakura nos traslada a un paisaje totalmente distinto al de la gran urbe. Aunque las alternativas son variadas, os recomendamos que a la hora de moveros dentro de la localidad vayáis a pie o alquiléis unas bicicletas. Para facilitar la decisión, desde Go! Go! Nihon os hacemos un pequeño resumen de cómo varía la experiencia en cada caso.

En bicicleta: existen distintos establecimientos para alquilar bicicletas a precios razonables cerca de la estación y fuera de ella. Es una experiencia agradable ya que agiliza el trayecto y permite ver más lugares en menos tiempo. Nuestro único aviso es que consideréis que Kamakura, debido a su situación geográfica, está llena de cuestas. La opción de elegir una bicicleta eléctrica es recomendable si preferís un apacible paseo.

A pie: para aquellos que prefieran moverse andando, se añade la opción de realizar una de las rutas de senderismo que conectan unos templos con otros. Es una forma distinta de visitar la ciudad de Kamakura, y permite disfrutar no sólo de los templos y santuarios, sino también de su naturaleza.

Existen 3 rutas a elegir: el camino Daibutsu (es el más famoso ya que acaba en el templo más conocido de la localidad), el camino Tenen que es el más largo (se requieren hasta 4 horas para recorrerlo) y el camino Gionyama, que es el más central y el más corto. Todos ellos incluyen pequeños templos en el camino e indicaciones durante todo el trayecto. En el caso de no sentir atracción por las rutas de senderismo, recomendamos utilizar el autobús público para moverse de un templo a otro ya que algunas distancias pueden ser considerables.

Qué ver en Kamakura

Como otras ciudades de Japón, Kamakura está llena de templos merecen la pena, esta es una pequeña selección de los más conocidos:

El templo Kotokuin: es la estampa más famosa de Kamakura debido a su buddha gigante, conocido como Daibutsu. La estatua, que ha sobrevivido a terremotos y tsunamis, mide más de 13 metros y pesa 93 toneladas.

Visitar el Santuario Tsurugaoka Hachiman-gu: cercano a la estación de tren, este santuario sintoísta es considerado el más importante de la localidad. Está dedicado a Hachiman (Dios de los guerreros en la religión sintoísta) y destaca por una inmensa escalinata que le da un aire de grandeza.

El templo Hokokuji: más que el edificio que alberga el templo en sí lo llamativo de esta parada es el entorno que lo rodea. El bosque de bambú que precede al templo es espectacular: troncos tan altos que parece que no tengan fin. Además del bosque, innumerables hortensias y jazmines recubren un bonito jardín zen pegado al templo.

El templo Hase-Dera: miles de estatuas Jizo de tamaño reducido -llegan a la altura de la rodilla- han hecho famoso a este templo dedicado a Benzaiten (la diosa del conocimiento, el arte y la belleza). Cada una de las estatuas, que representa a un niño nonato o fallecido, y, estando rodeadas por un precioso jardín tradicional japonés además de diferentes templos y santuarios, convierten este espacio en un lugar emotivo.

La calle comercial de Komachi-dori: anunciada por un gran torii al lado de la estación de Kamakura se encuentra esta calle comercial y peatonal llena de pequeñas tiendas y restaurantes tradicionales. En ella se puede disfrutar de la comida típica de la zona y comprar algunos souvenirs o cruzar a la paralela Danzakura que está además circundada de árboles del cerezo.

Además de los sitios explicados anteriormente, hay más lugares que merece la pena visitar, así que si os sobra tiempo no dudéis en solicitar información en la oficina de turismo local para recorrerlos todos. Por todo esto, ¡os recomendamos que si visitáis Japón no dejéis de ir a Kamakura!

¡Explora Kamakura en una de nuestras Escapadas de Estudios! Échales un vistazo.

Para más artículos sobre la vida en Japón, sigue el blog de Go! Go! Nihon.

Tarjetas regalo para Study Trip - una experiencia única

Más información